9 de noviembre de 2018

BOSQUE COTO SALÓN DESDE LA VALCUEVA

El Domingo 4 de noviembre amenaza lluvia pero decidimos ir a La Valcueva, esta vez a otro valle vecino, el del Torío,para intentar llegar a Coto Salón pasando por su bosque frondosísimo que nos han dicho que es digno de cuento. Esta semana con el puente ha sido maravillosa, poder salir dos días al monte es una alegría.
Por supuesto no pudimos alcanzar la cima de Coto Salón, primero porque la lluvia sólo nos respetó una parte de la jornada y segundo porque tanto nos entretuvimos en el bosque, qué este día lo menos importante era la cima...
¡¡qué bosque!!  
para volver en todas las épocas del año, pero desde luego en otoño nosotros lo encontramos de puro cuento.

Menos mal que los cazadores están al otro lado de la ladera por la que caminamos, se oye a los perros constantemente y disparos, la verdad es que ponen a una en el disparador...hay que tenerles respeto cuando caminamos por el monte.




En los claros hacía el bosque...este día todo estaba apoteósico de otoño...tanto el bosque como los claros.




Menuda panzada de moras que nos dimos, grandes, madurinas, ¡¡qué ricas por Dios!!


Llegamos hasta el final del bosque, bien alto, teníamos Coto Salón a la vista casi, pero comienza a llover y todavía nos queda toda la bajada...desde lo alto del bosque ya tenemos vistas preciosas e los valles.



Nuestro Reino de León, la provincia más rica en bosques y maravillas naturales de toda España y quizás la más desconocida...quiénes la descubren siempre nos comentan que ni por asomo imaginaban todos los tesoros que encierra...León es calma, sosiego, tranquilidad, riqueza forestal, fauna y flora...y una gastronomía que te crea adicción jijijiji.

Seguimos contemplando el cromatismo otoñal y los buitres oteando, quizás alguna pieza de los cazadores que habrán hecho sangría en el corazón del bosque...qué penita me da...entiendo que la caza controlada es necesaria pero...qué penita me da. 
Así es la vida y la muerte en el bosque...

Las carreteras de mi territorio son preciosas, en esta época se llenan de colores otoñales y te conducen a pueblecitos dignos de visitar...en este caso Palazuelo de La Valcueva y La Valcueva...¡¡preciosos!! y si te adentras en sus caminos te encontrarás rincones mágicos...como en todo León.


"Nuestras almas se envuelven de bosque y la estabilidad emocional nos transforma"

2 comentarios:

María Dorada dijo...

Wuauuu qué belleza la que nos regalas con tus imágenes, me haces volar hasta allá, es bellísimo el paisaje, mi querida amiga.

Un beso enorme.

Ginebra dijo...

¡ Qué bonito el bosque en otoño!. Esas moras perfectas para mermelada, ¿no cogiste para hacer una compota?. Del bosque siempre me vengo con algo:).
Besos para todos y especialmente para el chiquitín.