25 de marzo de 2019

RUTA FOLLEDO-ALCEO-PUERTA DE ARBAS

 Aprovechando que estamos de puente de carnaval, el lunes 4 de marzo también salimos a la montaña, cerquita de casa, nos quedamos en nuestra Reserva de La Biosfera Alto Bernesga...nos dirigimos a Folledo para hacer la preciosa ruta de Folledo a Alceo y Puerta de Arbas, ¡¡qué tierra, mi tierra!! de las rutas más preciosas de mi tierra.
 Y estas Peñas que nos tienen enamorados, prontito caerán...Peña del Pozo y Peña Blanca, ambas en Buiza...verlas desde Folledo es una gozada total...¡¡mira que son bonitas!!

 El bosque está lleno de vida, los avellanos comienzan a florecer...todo comienza a florecer y llenarse de brotes.
 Y llegamos a Alceo...las brañas de Alceo o las cabañas de Alceo...este lugar en su día debió de ser muy, muy importante...los pastores de Folledo y de la zona tenían su ganado aquí, en verano subían hasta Alceo...un lugar mágico de verdad.

 Después de Alceo encontramos unas grandes cuadras a la derecha, no se sigue el camino de la derecha, se sigue de frente por donde hemos venido todo de frente, sin desviarse, aunque parezca en las cuadras que hay que girar a la derecha porque hay una senda bien marcada, pues NO, se sigue de frente por un sendero marcado.

Y a medida que vamos subiendo hasta la puerta de Arbas nos encontramos con nieve, tuvo que nevar bastante y con las heladas que nos han caído, este manto blanco no se nos va...pero los pajarines nos recuerdan que se acerca la primavera y ellos ya tienen ganas de sol y calor.


 Reflejos en el camino, se funden Manuel y las cimas con nieve

 El arroyo baja caudaloso y cantarín y el bosque está tan bonito...desde el camino vemos a lo lejos todo el sendero que nos acercó a Alceo...esta ruta tenemos que hacerla cuatro veces al año, (por lo menos) en primavera, verano, otoño e invierno...cuatro veces por lo menos porque es DIVINA.
 Y de repente llegamos a la collada y ya se intuye la maravilla que nos vamos a encontrar aquí...woffff ¡¡qué impresionante!! 
...desde todos los lugares que se ve este cordal de Las Tres Marías, Las Peñas del Prado y La Barragana con ese precioso Pantano de Casares...éste sin duda se ha convertido en mi favorito...hace mucho frío, sopla aire invernal...aún así estamos largo rato disfrutando de estas vistas...qué lujazo de mirador...hay que volver muchas veces Manuel.


 Estoy Feliz...cómo no estarlo con este balcón lleno de vida


 Manuel toca a su María
Hace mucho frío...nos da igual, bien tapaditos  aguantamos mucho rato disfrutando de NUESTRA TIERRA HERMOSA Y LLENA DE MAGIA.
 Yo toco a las tres Marías
 Y a la bajada tuvimos premio...tres corzos preciosos pastando en Alceo...éste era fisgón y nos miró durante largo rato, lo justo para dejarnos inmortalizarlo y disfrutarlo en su hábitat natural.

 Nos despedimos de Folledo de Gordón con este maravilloso potro que posó para nosotros, le sacamos mil instantáneas...podría estar días embelesada con ellos...animales tan nobles, bonitos, inteligentes, especiales.

"En toda caminata por la naturaleza, uno recibe mucho más que lo que busca"



13 de marzo de 2019

DE VILLAVERDE DE LA CUERNA A COLLADO DE VALPORQUERO

 El fin de semana pasado 24 de febrero no salimos (no por elección nuestra, en fin, cosas que pasan y mejor olvidar), pero el del 3 de mrazo nos desquitamos bien...nos vamos con mi paisano a Villaverde de La Cuerna (el segundo pueblo más alto de nuestra provincia, León, a 1240 metros de altitud, después de La Cueta) hasta el Collado de Valporquero...
...no sabíamos que nos ibamos a encontrar tanto paquetón de nieve, que habría nieve SI, pero TANTA...por algunos sitios había hasta 2 metros de nieve.

La subida a Villaverde de La Cuerna es preciosa...carretera de montaña con unas vistas sobrecogedoras a la cordal del Huevo, el Faro y la Morala , por el otro lado a El Bodón, y La Cuerna al otro.IMPRESIONANTE la subida al pueblo.

Y el pueblo precioso descansando con esa paz y calma que tienen los pueblos de alta montaña, hoy llenita del blanco manto invernal...aunque ha nevado muy poquito se ve que en altitud si se encuentra buena cantidad de esa nieve sanadora.

La nevada es impresionante, debajo nuestro está el arroyo que no se ve ni por asomo y los bastones se clavan hasta 1,85 metros, creemos que hay más de 2 metros por algunos sitios...donde está dura da gusto caminar, pero en otros sitios nos hundimos...¡¡y lo que presta!! Manuel y Chema protestan , pues No se protesta, se disfruta lo que se pueda y se hacen ganas de comer...y punto pelota.
Lo que nos reimos...menos mal que no les hago caso, como elijo yo las rutas después las culpas de la nevada para mi...andan que os zurzan...yo me lo estoy pasando bomba jajajaja.



 Cuando vimos esta gran manada de rebecos preciosos, fisgones, simpáticos y bonitos a rabiar la gozamos a tope, las cámaras ardían de tanto disparo .
 ¡¡Qué bonitos sois, bendita naturaleza!!

 Y venga a pisar nieve...¡¡cómo mola!!


Cuando se quite la nieve, en primavera, volveremos y vamos a hacer la ruta completita, hasta Puebla de Lillo por estas montañas divinas de verdad, Montaña Leonesa, no la hay más bonita, igual puede, más bonita NOOOOOOOOOOOO



 La cordal de La Morala luce preciosa con su manto blanco

Detalles... donde no hay nieve parece que la primavera quiere llegar rápido...y es que este invierno está siendo muy confuso para todos, días de calor, días de muchísimo frío...









Y del precioso Villaverde de La Cuerna nos vamos al otro lado del Valle, hacia Cármenes también en Los Argüellos...por supuesto nos vamos a Las Nieves...hoy por hoy el mejor restaurante de toda esta Montaña Central Leonesa...


A comer así de rico por estas carreteras por donde nos gusta tanto perdernos y encontrarnos después con lo mejor.
Cómo se come en Las Nieves...¡¡por favor!!siempre es un gustazo comer allí.
Y de vuelta a casa después de esta jornada maravillosa de nieve y monte y rica gastronomía de mi tierra...este bonito atardecer.

"Aparentar normalidad por fuera para que nuestra verdadera vida pueda transcurrir por dentro"

7 de marzo de 2019

FUCIÑO DO PORCO

 El Domingo toca regresar de vuelta de este mágico fin de semana en Galicia, entre Lugo y La Coruña haciendo unas rutas preciosas...para colofón Carlos nos buscó una ruta cortita, un paseo, pero lleno de preciosidad en la Mariña Lucense. Fuciño do Porco.
 Para llegar al Fuciño Do Porco atravesamos un bosque bien chulo, eucaliptos tomados por enredaderas.



A 21 kilómetros del llamado banco más bonito del mundo (en Loiba, A Coruña) y a 60 de la famosa playa de Las Catedrales (en Ribadeo, Lugo), en la lucense O Vicedo sorprende la escenografía virgen y rocosa de la punta del Fuciño do Porco (Hocico de Cerdo), uno de los últimos hitos senderistas del norte gallego.



 El zigzagueante camino costero invita a un emocionante subibaja que se amolda a la orografía de un morrón o colina litoral de notorio cromatismo que flanquea la ría de Viveiro, una de las más anchurosas del Cantábrico.
Es impresionante observar también aquí los antiguos asentamientos vikingos.


 Un descenso pronunciado seguido de una angostura y posterior subida escalonada a la colina, el camino siempre está protegido por barandillas. A la izquierda atisbamos en bajamar la playa virginal —e inaccesible— de Pereira, que destila magia desde el primer momento que se contempla desde esta caminata. .

 Tras salvar mediante puentes de madera estrecheces con caídas verticales muy peligrosas, ascendemos a la cima del morro porcino, saliente desde donde se divisan los islotes de Los Gatos, semihundidos como monstruos marinos. Llamativa resulta la veta ferruginosa con negrura de tizón, de nombre El Cocho (cerdo), que no es sino una prolongación de las minas da Silvarosa, activas entre 1899 y 1966. Su cargadero de mineral rehabilitado lo visitaremos después anunciado en la carretera a Viveiro como área etnográfica de A Insua. Este fue uno de los puertos gallegos de salida de wolframio para alimentar la industria armamentística alemana.





Luego se manifiesta la cara oculta del Fuciño. Surge la isla Gaveira, por donde las olas babean su espuma ruidosamente. Mirándola no podemos sustraernos a la influencia de la playa de Area, al otro lado de la ría. Situarnos junto a la baliza de estribor que marca la bocana de la ría viveirense permite disfrutar de un vasto panorama que abarca desde la isla Coelleira hasta el monte Faro, la playa Esteiro de Xove y el faro de Roncadoiro, más el puerto merlucero de Celeiro. De noche, la baliza lanza un destello cada cinco segundos. Una vez desandados los 2,5 kilómetros del sendero, llega el descanso del caminante.



"Aquí sentí la necesidad de cazar el lugar con mi cámara por miedo a que lo que veía se perdiera"