19 de mayo de 2019

FAEDO DE CIÑERA CONCIERTO DE VIOLONCHELO

 El 1 de mayo es festivo, el día del trabajo y nosotros tenemos ganas de patear, aprovechando que tenemos que sacar la foto para la preciosa novela que ha escrito Manuel, nos adentramos en El Faedo, mi faedo del alma, de mi niñez, adolescencia, juventud...de mi vida entera. 
Hasta 500 personas conté este día en el faedo...es imposible que este bosque tan pequeñín aguante tantas pisadas diarias, nos lo van a estropear, tienen que poner solución a este grave problema.

 Lo disfrutamos de lo lindo, estaba precioso, y quedamos dentro cuando casi ya no había gente...es cuando realmente está precioso, sin gentío.

 Este lagarto posó para Manuel, ¡¡mira qué son preciosos!!


 Y mi faedo extraordinariamente bonito.Tenemos que velar por ti bosque precioso.




 El día 5 de mayo, día de la madre La Junta Vecinal de Ciñera, en casi su último acto cultural de legislatura (han sido tantos) cierra con este magnífico concierto de violonchelo a cargo de Miguel Ángel Viñuela  en el FAEDO, nuestro Faedo, qué idea tan bonita Ángela, ¡¡cómo lo disfrutamos!! Las 120 personas que allí estuvimos jamás lo olvidaremos...música y recital de poemas a la mina, al bosque del faedo, a los bosques en general y a las madres ¡¡por supuesto!!
Y también Ana cantó el Santa Bárbara Bendita en este entorno
¡¡qué bien lo pasamos!!
 Manuel recitando

 Y Miguel Ángel sorprendiéndonos y encantándonos con su chelo...¡¡qué magnifico día!! pues antes habíamos estado comiendo con mi mami.


Foto de grupo  para el recuerdo...precioso recuerdo que se fraguó como un sueño y se convirtió en realidad, gracias Ángela por hacer posible esta actividad tan bonita en nuestro pueblo querido...CIÑERA DE GORDÓN.


"Con la manera tan dulce que tiene de escuchar, parece que alivia los pesares de todos y pacifica las discordias"
A mi Faedo del alma. Del libro Lluvia Fina de Landero.


16 de mayo de 2019

DE VILLAR DEL PUERTO A VILLAMANÍN


Terminamos el mes de abril, intenso mes de abril en salidas a la montaña y rutas descubiertas, ésta  del día 28 en nuestra tierra, también al ladito de casa mismo, desde Villar del Puerto a Villamanín, por los viejos caminos y  con unas cimas a las que hemos echado el ojo para alcanzar prontito, en esta primavera.

 Las cascadas bajan preciosas, no pudimos encontrarlas más bonitas, con las últimas nieves, caídas a principio de mes, se nota bien que el monte lo ha agradecido,nos regala olores y colores mágicos.





Las rocas tienen formas , mil caras diferentes nos miran.


 Senderos y cimas muy bonitos.

 Nuestra montaña está preciosa.

 La caseta de Agualcampo, detrás de ella Peña El Castro... con todo el valle detrás nuestro, vistas al Fontún, Las Tres Marías, El Polvoreda, Cueto San Mateo etc...
Cerca tenemos que subir además de Peña El Castro, El Salguerón,Praó Mojón,

¡¡qué valle, enamoraditos perdidos hemos quedado!!

 Manuel hacia otras  vistas muy bonitas , esta vez hacia las montañas de Laciana, Babia y Luna.
Nuestro León más montañoso y bonito, qué gozada nuestro Reino.



 Nos ha gustado mucho esta ruta y volveremos mil veces, estamos rodeados de maravillas para recorrer cada día y no acabaríamos.
Estas carreteras preciosas de alta montaña nos llevan a tesoros leoneses...siempre...tesoros leoneses.
"Todos los pensamientos verdaderamente grandes se conciben mientras caminamos"

13 de mayo de 2019

ACANTILADOS DE CUÉ EN LLANES.

 Últimos días de vacaciones de Semana Santa, de nuestro León amado, del Bierzo, saltamos a Asturias, Llanes...mi otra tierra, mi otra casa...en Cué en el otro pueblo de mi vida, en la otra playa de mi vida...en estos acantilados  a los que tanto me gusta ir a pasear sola, sola con mi amor el mar.


Mar y montaña, Cantábrico y El Cuera...aquí no echo en falta el mar porque lo tengo, aquí no echo en falta la montaña porque la tengo...el hotel de nuestras vidas, cuántos descansos hemos disfrutado aquí...entre el mar y la montaña, ahí asoma...¡¡tan bonito cómo es!!.
Mis veranos, nuestros veranos, los de nuestra hija querida  y ahora también los de nuestro nietecín amado.

Sin palabras, porque me encanta pasear en soledad, en silencio, sólo con el sonido de la bravura del mar cantábrico y esas gaviotas...¡¡qué color y que aroma!!
Aquí soy inmensamente feliz.




















Al regresar a mi tierra León, encontrarnos con nuestro paisaje, nuestras montañas, nuestra grandiosidad de paisaje, nuestra raíces (no tiene mar, es lo que echo en falta...pero para eso tengo a mi tierra materna, Asturias que si lo tiene y a la que voy cada dos por tres) y dar gracias por lo afortunados que somos...LEÓN  Reino de grandeza natural, gastronómica,de Patrimonio Cultural, de historia
( Cuna del Parlamentarismo).



Con la quietud viene la bendición de la paz.