17 de febrero de 2018

BOSQUE DE DON DIEGO. LA ROBLA




Primer Domingo de Febrero, día 4, en La Robla apenas ya hay nieve, pero medio km adelante, en Brugos de Fenar (La Robla) encontramos el camino al Bosque Don Diego, bien bonito, y el bosque...
 ¡¡ni que decir tiene!!.
 Nos adentramos, es pura magia
 Las pilas del carbón...hoy parecen montañas nevadas, ¡¡qué bonitas además!!
Y el sol entra tímidamente entre los árboles de este precioso y peculiar bosque.

 Aquí Brugos desde el bosque, y ese Correcillas ó Polvoreda, luce precioso ese 2.000 por detrás de Brugos.

 Su grandísima Secuoya...podría ser el árbol rey de este bosque...y cada vez que nos adentramos más en el bosque nieve a raudales.
 Nieve...y más nieve...y yo hago la croqueta una y mil veces...me he rebozado enterita de nieve...¡¡esto es una gozada!!

 Manuel sube a esas pilas altas de carbón, hay muuuucha nieve.

 Los pajarines se lo pasan bomba en la nieve, vaya revoloteos y saltitos que se pegan.

 Nos hundimos hasta la rodilla...está todo precioso, qué bien elegimos destino para este primer Domingo de Febrero de 2018.
 La huella del jabalí, también vimos de corzos, zorrillos, muchos mustélidos y algunos han visto la de nuestro gran oso pardo cantábrico...seguro que en su paso por aquí.



 ¡¡Qué bonito todo!!
 Y esta forma en la nieve nos pareció un lindo gatito, descansando sobre el pino.



Donde la nieve no llegaba, la naturaleza se salpicaba de colores mágicos de pura naturaleza.


 Nos vamos directos a Boñar, allí nos esperan nuestros cuatro amigos para celebrar una comida rica...¡¡por Susi que se jubilará en una semanita!! habrá más celebración...por el momento esto...qué no es poco.

 Y de vuelta a casa nos acompaña esta preciosa puesta de sol


"Ir a casa o a un lugar que se siente como el propio hogar crea un aura inconfundible de sosiego"


3 comentarios:

Teresa dijo...

Maravillosa ruta. Besitos y felicidades para Susi.

Ginebra dijo...

Pues una pasada la ruta blanca. Y para reponer fuerzas esa comida entre amigos y ese sentirse en el propio hogar con buena compañía y en un entorno maravilloso.
Besos

CARLOS dijo...

Que gozada y que disfrute, coger la nieve así es para eso, para revolverse en ella e impregnarse. Preciosa ruta muy llena de huellas, algo hemos aprendido de eso en este finde, jajaja. Siempre es un placer volver a casa y disfrutar de los lugares que conoces y que nunca te cansas de recorrer, yo ya tengo ganas de ir a la mía, me queda nadaaaaaaaaaa. Abrazos enormes.