30 de enero de 2014

QUE LA MONTAÑA NO SEA INVADIDA POR EL RUIDO DE LA MULTITUD

 Este domingo tocaba cima y como no podía ser de otra forma había que visitar a uno de los emblemáticos de la zona...El Cueto San Mateo ( 1609 metros)...no elegimos el mejor día para hacer cima porque la intensa niebla y la nieve nos impidió coronar, no se veía absolutamente nada arriba y perdimos la referencia de los hitos...pero llegar hasta la base mereció la pena y de que forma...¡¡fue un domingo estupendo!! y la ruta una maravilla.
 Somos una tribu  y se van pasando el penacho indio...tanto es así que en la subida nos encontramos a un grupo de  chicos en quads y primero fue la sorpresa... y después fue su saludo ¡¡ Hao!! tanto ellos como nosotros estuvimos riéndonos un buen rato.  
¡¡Que pueblo maravilloso el pueblo INDIO!!
 A medida que vamos subiendo las escenas son mágicas...llegamos al bosque y con las lluvias caidas y las nieves... baja esta cascada preciosa...baja bulliciosa y rebosante...estar en este espacio carga las pilas impresionantemente.



 Y no me puedo resistir a entremezclarme con las ramas de este precioso árbol, y el se deja abrazar.



 La niebla es intensa y llegamos a  emprender la subida, nos lo pensamos pero decidimos que para arriba...que había que dejar suelta la adrenalina.

 Nos tapamos bien porque la niebla es fria... muy fria... y se mete en los huesos, empieza a chispear nieve. La primera vez que subimos era septiembre y hacía mucho calorcito, SUBIDA EN 2009 nada que ver con esta ocasión, pero aunque la nieba nos impide ver el cueto hacia él vamos.
 Ya tenemos el paredón delante...lo intentamos por un lado, por otro, no lo tenemos claro pues los hitos no se ven... asi es que toca avituallamiento  para reponer fuerzas y decidimos que vamos para abajo...volveremos en un día claro.

 
 Y en la bajada un momentito de vértigo, pero nada...ahí llega Malú y de un brazaó me hace coger seguridad y vamos para abajo como una campeona.Lo cierto es que estamos como chupas, goteamos por todos lados y el suelo está muy mal, se resbala con ganas.
 
 Y al bajar decidimos ir por otro camino...¡¡que camino!!...si al subir disfrutamos...al bajar fue descubrir un bosque maravilloso, que afortunados somos de vivir en esta tierra, de tener al ladito mismo de casa estas joyas en nuestra Montaña Central.



 



Terminamos a las 15:30 horas y terminamos así...chorreando y llenos de barro, pero mereció la pena, lo pasamos estupendamente juntos, de nuevo otra jornada maravillosa , esta vez de montaña y todos respondimos muy bien...habrá más, muchas más montañas. Ahora a cambiarnos que nos esperan en el restaurante para comer .

 Al plato chic@s que está lleno de cosas ricas




"Amo recorrer las praderas. Entonces me siento libre y soy feliz. Si tuviéramos que vivir en casas, palideceríamos y moriríamos". 
 Satanta (oso blanco)






8 comentarios:

Carlos Sedeño dijo...

El día que no pongas fotografías de comida en tu blog ya no será lo mismo... jajaja. Vaya comilonas que os metéis para el cuerpo!!!
Ay, Sarita, tú y tu vértigo. Tienes que tener más confianza, mujer...
Un besote.

Ramon dijo...

Magnífico reportaje!. Enhorabuena por vuestros buenos momentos y gracias a ti, Sara, por compartirlos, porque en la distancia, también los disfrutamos.

Teresa dijo...

Sara,¡ que lindo ! Estos días yo también ando con los vértigos, sobre todo por la noche, a rotos no lo siento y otros si. Abrazotes para toda la cuadrilla.

CARLOS dijo...

Subí una vez en una travesía con el Laceo, me gusto ese pico, pero veo que a vosotros os diluvió y tu cámara sufrió, aunque luego con esos manjares no se yo, jajaja. Me encanta tu post, eso busco o eso quiero y cada día que pasa mas y mas, no se si llegará un día en que pueda hacerlo, pero al menos tengo que intentarlo. Un abrazo mi querida amiga y hasta casi ya mismo.

Monchu dijo...

Que buena jornada os salió a pesar de no hacer cumbre.
Al final buena mojadura y mucho barro pero como bien dices, valió la pena.
A ver cuando vas dejando los vértigos.
Un abrazu y a ver cuando nos vemos

Verdial dijo...

Que pasada Sara, cuanta satisfacción al regreso. Sigue así.

Un abrazo

Sanclagones dijo...

A pesar de la lluvia- barro- niebla y tu inseparable amigo "vertigo" que como dice Monchu a ver si lo pasas a enemigo, y le desapareces de una vez ya, veo que lo pasasteis de miedo por tus comentarios, y eso es lo mejor, poder disfrutar del momento y de las buenas compañias.
Un Abrazo

Ginebra dijo...

Pues eso, que no se enturbie el silencio en la montaña.
Bonita ruta, a pesar de la niebla.
Besos