3 de diciembre de 2012

LIMITÉMONOS A DISFRUTAR...Y JAMÁS A DAÑAR

 Nos levantamos tarde el domingo, (hubo cenita el sábado noche, cena de amigas desde hace 12 años, ¡es sagrada!, y es tiempo de mimar la amistad, en un tiempo que una está rodeada de traición, envidias y demás intrigas...la amistad verdadera se disfruta mucho más). 
La idea era pasear por la nieve, sin rumbo fijo, por los alredeores de Fontañán y disfrutar del maravilloso día que nos es regalado. El Jueves que es festivo, si que llegaremos arriba, la cima tiene que estar maravillosamente cubierta de nieve a juzgar por como estaba  el camino.

 En compañía de una de las personas que más me quieren, nos limitamos a disfrutar de ese momento, de la blancura de la nieve, del rojo sobre el blanco en sintonía con la naturaleza y bajo un cielo azul intenso, de las huellecitas de esos pequeños seres, que pasan sin hundirse en los caminos y avanzando hacia su destino.


El concepto que yo tengo de la educación, la formación, el trabajo y la vida en general, consiste en centrarme en las capacidades, en las fortalezas,asi mismo creo firmemente en que construir sobre lo que funciona bien es muy productivo, pero...día a día me encuentro con personas que torpedean las capacidades de los demás, que destruyen buenísimos  proyectos de otros, por el mero hecho de ser de otros...que si brillas con luz propia, alguien intentará apagar ese brillo...que te arrastran por estar cerca de algún proyecto compartido y... aquí...llegados a este punto del camino...es cuando tenemos que retomar el rumbo, y seguir nuestro camino alejados de estas personas,volver a fijar firmemente nuestro rumbo, nuestros pasos.
" Cuando bebas agua recuerda la fuente" es un precioso proverbio chino.

14 comentarios:

Abilio Estefanía dijo...

Hola Sara, que bonito que estaba todo nevado.
Veremos el resultado del jueves.

Besos y abrazos bien repartidos

Montañas de Gordón dijo...

Hola paisanaaaa...

Pufff... sabes qué??? Me estás poniendo los dientes largos... tengo una deuda pendiente con el Fontañán cuando hace un par de años nos quedamos a escasos 100 metros de su cumbre por la tremenda nevada que nos cayó por ahí arriba... Sería una excusa perfecta para el reencuentro con amigos, para saldar cuentas con la montaña y para pisar por fin nieve... no se, no se... jejeje.

María dijo...

Sara, cómo me gusta ver las imágenes que compartes de tus bellos momentos vividos respirando el aire de la naturaleza, o pisando esa blanca nieve que dan ganas de pisarla con los ojos porque no podemos hacerlo desde aquí con los piés, qué paseos más bellos nos haces dar con la mirada, la verdad es que las imágenes me han encantado, y qué bella la planta roja sobre la nieve, un placer estar aquí contemplando las imágenes.

Un beso.

Teresa dijo...

Que razon tienes Sara. El paisaje precioso con tanta nieve. Besitos.

Héroe de Leyenda dijo...

Estuve en ese valle el sabado por la mañana... y por la nieve que hay solo llegué hasta el collado de las yeguas... las raquetas en el coche... jaja
Guapos fotos!! Un saludo Sara

verdial dijo...

Quédate con ese blanco inmaculado y obvia el fango que te amenaza. La pureza que llevas dentro es más poderosa.

Un abrazo

Jesús Arroyo dijo...

Es el blanco color de futuro.
Besos.

Angel Corrochano dijo...

Lamentablemente describes a la perfección de idiosincrasia de nuestra sociedad. Mucho hay que cambiar, mucho. Cuanto más viajas fuera de España, más te das cuenta de esa "España negra" bien arraigada en lo más profundo de la sociedad, "modernizada" (que no transformada) con una capa de purpurina que ahora se ve desgastada.

Menos mal que nos queda la naturaleza. Siempre he pensado que terminaremos "huyendo" a un pueblo, pequeño, sin demasiadas pretensiones, donde al menos tengamos la posibilidad de escapar a la montaña (o al mar) y disfrutar haciendo fotografía.

Es un excelente reportaje Sara.
Un abrazo

Luis G. dijo...

Estimada SARA, que fantasía, todo el paisaje blanco. Y sobre esa magistral epidermis, destacan aún más los colores de las plantas, los vuestros, y el azul del cielo, que, en contraste, parece más azul.. Adentrate siempre en la amistad verdadera, aunque a veces no es tal. Pero en fin, hay que seguir el camino que nos marcamos, buscando la cima en todo. Y la belleza. Interior también.

Besos,

Luis.

Montañas de Gordón dijo...

Paisanaaa...
Creo que ha llegado el momento de saldar cuentas con el Fontañán repleto de nieve... jajaja...
Mañana te llamo y acabamos de concretar horarios... ok???
Hasta luegooo

PARECE QUE FUE AYER dijo...

Hermosos paisajes nevados. encuentro en tu blog similitud, con el mío, por tratarse de estar serca de la naturaleza, descubrí tu blog y a partir de hoy te sigo,,,saludos.

Ginebra dijo...

De la gente que trata de apagar el brillo de otro hay que huir, sin dudarlo un momento.
Vampiros energéticos, yuyuuu
Bonitos paisajes y bonito proverbio chino (que para eso sí que los chinos son sabios, porque para el tema derechos humanos y contaminación son torpones y nefastos).
Besos y gracias por tus felicitaciones

Javier González dijo...

veo que tuvisteis mejor día el domingo...qué gloria ver esa nieve iluminada por el sol.
Tengo ganas de volver por la zona del Fontañal.
Un abrazo

ripley dijo...

creo que has descrito al español tipico. no hay mas, somos un pueblo cainita.

en cuanto a las fotos muy bien, no se te ve muy preocupada por el frio.

besos