6 de diciembre de 2012

DE PIEDRA ES HECHA...ESTAMOS EN PIEDRASECHA

 La semana pasada, aún el blanco manto no había cubierto el bosque, todo estaba lleno de color y decidimos volver a la hermosa ruta de Los Calderones, en el pueblecito de Piedrasecha, al ladito de casa mismo. Hace ya cuatro años que la habíamos realizado, y teníamos muchas ganas de volver. Manuel contempla es estallido de color en las estribaciones de nuestra Cordillera Cantábrica.
 El arroyo de Los Calderones casi en todo el camino está ausente, es subterráneo, pero en algunos tramos fluye con fuerza y claridad, el sol ilumina sus limpias aguas.Y prontito llegamos a la ermita rupestre de La Virgen del Manadero.
 Y seguidamente entramos en el angosto desfiladero de Los Calderones, este trozo del camino impresiona, sombrio, entre piedra con paredes verticales que te abrazan y te envuelven en su eco, los corzos saltan de un lado al otro del desfiladero.
 Y  después un bosque tras otro...no lo puedo evitar y tomo ese contacto con mis adorados árboles, esta vez lento, sosegado, me arrulla entre sus ramas y doy gracias por estar allí, por ese momento con estos seres mágicos, podría estar allí horas y horas...ante cualquier problema, disgusto, desazón...me abrazo a un árbol y todo se aclara, todo parece menos importante, su energía me da una fuerza que parece sobrenatural.
 Manuel, toma también contacto con los seres más sabios de nuestro planeta.
 Y en la vega, se hace patente la acción del karst, forma de erosión de la caliza por la acción combinada del agua y el CO2 atmosférico. Los Calderones están considerados como Punto de Interés Geológico, catalogado con el número PIG 35 en el atlas del Medio Natural de la Provincia de León.
Las calizas tienen su origen en sedimentos depositados desde hace 360 millones de años, en un antiguo mar que cubría toda la zona.
El fuerte repliegue de los estratos en los Calderones, indica que esta zona se encuentra próxima al núcleo de un gran pliegue, sólo visible desde el aire, el sinclinal del Alba.

Y aquí, vuelve a aflorar en superficie, el hermoso arroyo de Los Calderones, haz un alto en el camino y disfruta del murmullo de sus aguas .

Sigamos el efecto heliotrópico... orientémonos hacia los momentos luminosos de nuestras vidas, hacia las personas positivas en nuestras vidas, hacia la energía...giremos hacia el sol buscando lo que da vida, y evitando lo que puede dañarnos.

12 comentarios:

Javier González dijo...

La primera vez que vi este desfiladero me impresionó...
!qué paraje tan hermoso a 30 minutos de León!
Un abrazo

Raquel dijo...

Me encanta este nuevo descubrimiento. Me gusta muchísimo la ruta. Y yo que nunca había oído hablar de esta maravilla natural... Espero tener ocasión algún día de darme unos buenos paseos por los hermosos paisajes de esa zona leonesa.
Muchas gracias por compartir la belleza del sitio y la buena energía que transmite.
Un abrazo, Sara y Manuel.

Ginebra dijo...

A mí también me gusta esa ruta, sobre todo las rocas erosionadas, hacen de este paisaje un sitio distinto, muy, muy interesante.
La reflexión es estupenda. Ahora sólo hay que seguirla.
Besitos

CARLOS dijo...

Apuntada queda, que preciosidad ese lugar, ahora con tanta nieve impresiona ver esos paisajes otoñales, parece que han pasado meses pero fue hace escasos días cuando recorríamos el bosque otoñal. Un abrazo mi querida amiga.

Teresa dijo...

Se ve linda esta ruta, me encantaria visitarla. Besitos para los dos.

Gizela dijo...

El pensamiento...me acabo de enterar, por una experta, se llama: Principio de la limpieza relacional.
Tener el deber de hacer limpieza de las relaciones que son ficticias, insanas y no nos dejan crecer como personas...
Y hay que seguir los principios jajaja!!!

Bellas fotos!!!!!
Y bellos ustedes!

Besossss a los dos y lindo domingo, y más linda semana

Cienfuegos dijo...

Ya había visto algún reportaje de ese desfiladero y me llamó mucho la atención. Guapa zona, sin duda.
Un saludo

Monchu dijo...

Guapa ruta Sara, hace años que la conozco y te puedo asegurar, que la primera vez que la hice, me impresionó tanto que inmediatamente, la pusimos para el grupo de montaña y no defraudó, todo el mundo salió contento.
Y el pueblo, muy guapo

CHELSEA dijo...

a veces dañamos sin darnos cuenta

María dijo...

Sara qué bonitas imágenes parece que ese lugar está lleno de magia y de encanto.

El otro día tus imágenes estaban vestidas de blanco, hoy, en cambio tus imágenes están vestidas de color otoñal entre bosques, muy bellas.

Un beso.

montse dijo...

Bellas imágenes del paisaje y al ver las que apareceis vosotros me gusta retomar el recuerdo de nuestro encuentro y compartir la buena energía que siempre me transmites cuando te veo abrazada a estos hermosos árboles.
Buena reflexión que, cada día más, intento seguir.
Un abrazo muy fuerte para cada uno de vosotros.

Fernando Santos (Chana) dijo...

Olá amiga Sara;
Excelentes fotografias de bela Natureza....
Cumprimentos