11 de septiembre de 2011

FUI AL INFIERNO...Y ME ENCONTRÉ CON EL PARAISO



Ya teníamos muchas ganas de recorrer el bosque del infierno, y desde LLanes... allí que nos dirigimos en los últimos días de nuestras vacaciones.
En la zona recreativa de La Pesanca...empieza todo.
Fuimos al infierno y... caimos de cabeza en el mismo paraiso celestial.


Cuando te adentras en este bosque...bien podríamos ser investigadores de duendes...estaban por todas partes, ya no sólo están en los cuentos, ni me he vuelto loca, ni tengo una cámara kirlian de esas especiales que capta la energía invisible al ojo humano y que utilizan los estudiosos de los fenómenos paranormales...estos seres mágicos existen y estaban ahí, en el bosque del infierno...no pretendo convencer a nadie....pero yo los vi. Chtssssssssssssss






Como ya habiais imaginado... esto sólo es una fantasía que revivo cada vez que me sumerjo en un hermoso bosque... y éste lo es con creces.

No dejeis de adentraros en cualquier bosque...y tal vez algún día, seamos de esos privilegiados que pueden verlos y escucharlos.



En este bosque... no faltó el contacto especial con esos grandiosos árboles cargados de musgo... y que me regalan tanta energía como ellos tienen...y esta vez... hasta estaba dispuesta a dormir sobre piedra con lecho de musgo...aunque mi montañero no me hablase de amores jejejeje.



















REFLEXIÓN:

"El aire...tampoco se ve...y sin embargo respiramos"

No dejeis de adentraros en un bosque y dejar volar vuestra imaginación...tal vez en algún momento... lleguemos a ver a algún duendecillo... mientras tanto... cuidemos mucho de nuestros recursos naturales.

20 comentarios:

jonatan dijo...

Pues si visitas ese mismo bosque en otoño, te quedarías aún más impresionada. Una zona preciosa de verdad y que vale la pena si quieres hacer un comodo paseo subir hasta la Foz de Moñacos.
Un abrazo a los dos

Cienfuegos dijo...

Sara, me alegro que conocieseis esos montes del Infierno. Es una de mis zonas favoritas y a donde suelo ir casi todos los años a dar una vuelta. ¿Hasta donde subisteis?. Te recuerdo que la pista que sigue el curso principal del río te lleva hasta la Foz de Moñacos un lugar que "hay que conocer". No es una recomendación. Es una obligación, ja, ja.
Un saludo

Luis G. dijo...

Sara!!! Estoy aquí, como siempre, a tu lado. Disfrutando de tu alegría, de tu pasión a tus montañas, de tus momentos y emociones, de tu gran amistad.

Siento mucho lo que me ha pasado. Algo ha hecho que tu enlace desapareciera de mi lista. Entre las fiestas y otras cosas, no me había dado cuenta. No tengo perdón, querida Sara.

Sigo aquí contigo, con vosotros, queriéndoos en la distancia, pero cada vez más cerca.

Han terminado las fiestas de Segorbe. Ahora a volver a las montañas. A conocer otra vez la alegría del silencio y las bellezas que atesoran nuestras montañas.

Todo sigue igual.

Mil besos, querida Sara.

Luis.

Jota Ele dijo...

Anda que... ¡Vaya un montañero que no le habla de amores a su montañera en semejantes lugares!

Tienes que darle una colleja para que aprenda a ser romántico. ¿¡Será posible!?

Yo también vi una vez un duende en un bosque. Era Rubalcaba y el susto que me llevé fue de órdago a la grande.

Bueno, parece que el bosque del infierno es todo lo contrario. tienes que decirme el número de kilómetros que recorristeis, por si me animo cuando se me pase esta ciática de las narices, digo de la pierna izquierda.

Si pasa de los tres kilómetros, me llevaré sherpas.

Abrazotes, montañera.

Ángel dijo...

Un bosque encantado.
Que parajes tan deliciosos tenéis por allá arriba, que envidia!!!
La naturaleza es un bien escaso que debemos cuidar por encima de cualquier otra consideración.
Un magnífico reportaje
Un abrazo

Javier González dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Javier González dijo...

Preciosas imágenes... no conozco la zona, pero te cuento que hemos estado en Llanes (Cue) y recorrimos la ruta de los Colores que recomendabas en tu blog. Muy bonita... la hicimos con bici y tuvimos la oportunidad de conocer todo el entorno del valle Oscuro bastante bien.
Abrazos

Ripley dijo...

si soy yo el que va por el bosque -cosa rara- y me encuentro un duende que me habla y me pregunta, un suponer, por la plaza de España de Oviedo, directamente me da un patatús.

me encanta la foto en la que sales tumbada sobre el musgo y la composicion que sigue a la siguiente.

estoy contento de que vuestras vacaciones hayan sido tan provechosas y ademas haciendo lo que mas os gusta...bueno lo segundo que más -digo yo-

ale besitos y abrazos

Estrella Altair dijo...

Dios mio!!!

Sara

que bonito.. es mágico,parece un cuento de hadas... tan bello y tan..

no sé... si llevará música.. sería total.

Un besazo

raindrop dijo...

¿A este bosque le llaman "el bosque del infierno"?
Qué nombre tan injusto, ¿a que sí?

Preciosas fotos y qué gran paseo el que nos has dado de la mano por este lugar tan encantador.


besos

CARLOS dijo...

Una más, si es que al final tenía que pasar. Ir al infierno y volver así, que te voy a decir yo, es mi lugar favorito para el otoño, me encanta perderme en ese río y esos bosques y disfrutar buscando tragus y xanas por todos los rincones, porque los hay y muchos, como tu bien demuestras. En otoño es ¡¡¡espectacular!!! aunque en verano también. Precioso post, un saludo enorme.

kai51 dijo...

La zona es muy bonita,lo extraño es que no te raptase uno de tantos duendes que tenemos en la zona y eso que sale junto al rio ¿es una xana? jejeje. Hermoso relato y no menos hermosas las imagenes.
Un saludo

Mediterráneo dijo...

Mi querida amiga! Si el Infierno es como ese lugar, ya me puedes ir haciendo una reserva con todo incluido. Polfavó!

Que preciosidad! a mi no me extraña que hayas visto a sus habitantes, esos duendecillos... yo también los intentaría ver. La verdad es que es un sueño, que no nos falten los sueños y estos "Infiernos"... que de "los otros" ya tenemos bastante.

Me alegra veros de vuelta!

Abrazo grande para los dos.

Pd. Las fotografías me han encantado y me han dejado "encantada" jajajajaja.;)

Monchu dijo...

Te felicito Sara, por la forma tan especial de ver y sentir lo que otros aun habiendo pasado varias veces por la zona somos incapaces de ello.
Tanto el relato como las fotos y sus retoques, fantásticos.
Un saludo

sherpa dijo...

Vaya bosque, no entiendo muy bien el nombre, me pasa igual que a ti, me sugiere más bien el paraiso. No pierdas nunca esa maravillosa imaginación.
Un abrazo.

Manuel Hompanera dijo...

Siempre es bueno dejar volar la imaginación,sobre todo en estos bosques tan especiales.Me encanta "perderme" por ellos y disfrutar de esa magia que los rodea.
Como siempre un reportaje muy interesante.Saludos.

Julio dijo...

Sara, por un momento, sumergido en la penumbra y las formas fantasmagóricas del bosque, creí haber vuelto a Noruega donde, como sabes estuve hace un par de semanas. Encontrar un troll entre el follaje fue una experiencia excitante, imagino. Pocos pueden presumir de ello. En fin, un paseo singular, como es de ver por las fotos y las impresiones que nos dejas de las que disfrutamos todos. Con un abrazo "decisivamente escolar"
Salud

verdial dijo...

En verdad que es un paraíso, no sé por qué se llama El Infierno.

Y que suerte poder ver a un troll o una critura del bosque... me encanta. No te falta imaginación Sara.

Un abrazo en ese paraíso.

Joan González dijo...

UN LUGAR MAGICO PARA MILES DE FOTOS

Y COMO DICE AQUEL...DE ILUSION TAMBIEN SE VIVE

SALUT
JOAN

Ignacio Bermejo dijo...

Sara, que bonitas imágenes que evocan a la aventura. Me encantan. No te enfades conmigo. Vengo a darte la razón por tu comentario. De hecho, mis mejores amigos son del PP, eso es algo que me llama la atención. Es cierto que tenemos mucho más en común que diferencias, por eso vengo, para reconocer que tus palabras están llenas de razón y a reiterarte mi admiración y mi amistad. Un beso grande.