1 de abril de 2020

PEÑA BLANCA Y PEÑA RABONA DESDE BUIZA.



 Y aquí, en estas hermosas cimas que alcanzamos aquel domingo día 8 de marzo, en Peña Blanca y Peña Rabona, se detuvo nuestro ritmo montañero, se detuvo lo que más nos gusta hacer...
...una semana justo después se decretó el estado de alarma por esta grave pandemia llamada CORONAVIRUS y que va dejando ya tantos, tantísimos muertos en nuestro país, y en el mundo entero.
Celebré con dos hombres maravillosos y magníficos el 8M, ellos persiguen lo mismo que yo, la IGUALDAD, y como la gran mayoría de hombres buenos y mujeres buenas.

 Esta cima nos permite unas vistas extraordinarias de gran parte de nuestro maravilloso territorio, de nuestras bellas cimas y pueblos, de nuestra Reserva de la Biosfera Alto Bernesga...este 8M nos hizo charlar mucho, durante la subida y en la cima...no dábamos crédito a lo que habíamos escuchado...
...aquella periodista preguntando a la ministra Carmen Calvo que con la que estaba cayendo respecto al virus y el miedo que había ,que le aconsejaría a las mujeres que dudaran si ir o no a la manifestación del 8 M y la muy IRRESPONSABLE por no llamarla lo que realmente se merece que la llamemos, contesto:qué vayan , qué no duden porque nos va la vida en ello

Nosotros ya veíamos venir algo muy gordo, muy gordo ( y no teníamos la información que tenía el gobierno) y estos relajantes bosques tan preciosos de mi tierra gordonesa,  nos acogieron con paz, calma, tranquilidad, ¡¡estaban tan hermosos!!.

 Tres cazurrines con nuestra bandera, después de esta grave crisis sanitaria que estamos viviendo y demasiada gente sufriendo, la crisis económica y social que se avecina mete miedo..."si en León éramos pocos, parió la abuela"...la que se avecina.



Hubo hasta momento escobal, menos mal que en la bajada lo evitamos...todo esto por la tozudez de mi paisano, debe ser que siempre tenemos que pasar por alguna aventura sino cómo que no nos presta jajajaja.
Ya en cima, la gozamos a base de bien...aquí no me dio tiempo a abrazar a mi paisano, por ser tan alto, qué tuve qué correr y correr para llegar a la foto...pero inmortalizamos el momento divertido.


 El cresteo es maravilloso, a un lado nuestra Peña del Pozo que ya  intentamos en una ocasión y Manuel con el Cueto San Mateo sobresaliendo detrás de él.



Qué preciosa es Peña Blanca y qué diferente es verla desde Buiza que nos queda de frente... a verla por la parte de atrás desde el bosque, que es por donde nosotros la alcanzamos...dicen de ella que es una Peña Sagrada...yo también lo pienso.


Estamos maravillados aquí arriba...estas vistas son para quedarse aquí horas y horas...y esa carretera del Puerto de Villar que tanto nos gusta recorrer.



 Mi pueblín Ciñera desde las alturas, y esa pedazo panorámica de lo que se ve desde este collado...y por supuesto un árbol grandioso en la cima que me acogió en sus ramas...qué bien me siento entre sus abrazos.
 Y estas dos cimas son las que nos quedaron pendientes...estas son las primeras que alcanzaremos cuando esta pesadilla termine...Peña Colorada y El Bregón.

 Sopla con fuerza el aire, con mucha fuerza y es muy fresco...aún seguimos captando escenas, la ermita de San Lorenzo entre hermosas rocas y debajo su pueblecito, La Vid de Gordón.



Me agarro fuerte que bufa el viento...la bajada también fue maravillosa, algunas de las escenas del bosque son de la bajada...y también nos llamó la atención esta cosa tan curiosa, que hemos de enterarnos de lo que es realmente.

Para despedir esta jornada tan maravillosa de montaña, mi Manuel, Chema y yo nos vamos a comer al Alto de Aralla...así de rico comimos...¡¡no se cuando podremos volver!!.
" Al final lo que queda es el viaje emocional"

3 comentarios:

Marisol - avon peru dijo...

Hermosas fotografías!!!

Ya dan ganas de salir a las calles o al campo, pero debemos ser responsables y acatar esta cuarentena para evitar el mayor impacto posible.

Saludos para todos y ánimo que esto pronto terminará.

Ginebra dijo...

Nadie intuíamos lo que se nos avecinaba, desde luego. Y sí, el viaje emocional es lo que queda y ahora mismo la sensación de que somos muy, muy frágiles y efímeros. Estamos tan de paso...
Besos y cuidarse mucho, ya volveremos a crestear la montaña y a envolvernos en los bosques.
Besos

CARLOS dijo...

Cuando pase el tiempo que pasará, porque siempre pasa, recordaremos esa última salida que hicimos antes de que comenzase esta pesadilla, recordaremos siempre con quien estuvimos, quien estaba a nuestro lado y quien disfrutó de nuestras emociones, en estos días de confinamiento también surcamos las montañas, recorremos senderos y nos precipitamos por los prados viendo flores, esos recuerdos y emociones prevalecerán siempre, con las personas que estuvieron, están y estarán a la vuelta siempre, se que no se puede abrazar pero tal vez sea lo más necesario estos días, abrazos, abrazos y muchos abrazos para vosotros. Gracias por este precioso viaje emocional. Besos.