17 de marzo de 2018

POR EL PORMA...POR CERECEDO DE BOÑAR Y VALDECASTILLO

 El Domingo día 11 de marzo, ha sido un Domingo extraño, pero lo cierto es que no podemos quedarnos en casa, necesitamos este contacto con la naturaleza...no hace buen tiempo, toda la ruta la hemos recorrido con lluvia y viento...y es que Félix ha entrado con bastantes ganas por nuestro León del alma.
 Tanto nos gustó la zona el Domingo pasado, qué volvemos a los pueblecitos de Boñar...esta vez como el tiempo está fatal, nos limitamos a dar un paseo, eso sí precioso, por el Porma...desde Cerecedo a Valdecastillo.
¡¡¡Qué lugar!!! para volver
 Nuestras cascadas bajan llenitas de agua, muy cantarina.

 Un cortín...y es que estamos en territorio del oso, de nuestro oso amado...por aquí campa a sus anchas, estamos cerquita de Pardomino (bosque protegido y que para acceder a él, debemos de pedir los permisos correspondientes)
 El Porma baja a rabiar, y con estos colores es digno de una imagen para siempre.
Y por este camino tan pindio, nos perderemos en próximas ocasiones.


 Las cascadas y los pedreros que tanto le gustan a los habitantes de nuestros bosques.


 El colorido nos recuerda al otoño, en puertas de la cercana primavera y todo está otoñal...la naturaleza es alucinante.



 Y yo... me meto de pleno en la ríada, sin saber aún que el pescadito nadaba ya fuera de este mundo...¡¡qué dolor, que seres tan inhumanos!! 
Cómo estarán esos padres, qué locura de gente, cómo alguien puede hacerle daño a un niño indefenso? y encima la novia de su padre...vivir con esto va a ser difícil.



Aún con el tiempo en contra a la tarde amaina el temporal, y nos despiden estos cielos bonitos al llegar a La Robla, antes nos hemos dado un buen homenaje en El Zaguán de Colín, me comí unas sopas de truchas ricas, ricas, morcillo guisado y tarta de queso de quitar el sentido...¡¡otro lugar en el que nos gusta mucho  comer!!.

4 comentarios:

Teresa dijo...

Besitos Sara.

Ginebra dijo...

Hoy no hay reflexión final, eso sí que es rarooooo. En su caso, unas nubes amenazadoras, pero bellas.
No teméis al mal tiempo.
Besos

María Perlada dijo...

Madre mía pero qué preciosas imágenes, cuánto colorido, sí que es cierto que recuerda al otoño, y qué razón tienes, la naturaleza es como bien dices alucinante.

Impresionantes imágenes, me han maravillado.

Besos enormes, mi querida Sara y feliz tarde.

CARLOS dijo...

Me perdí a Félix, aunque sus ecos se dejaron notar en nuestro último día en Milan y en los días posteriores a nuestra vuelta. Curiosa esa primera fotografías más otoñal que invernal e impresionante la última con ese cielo al que dan ganas de subir. Hay que ver como bajan los ríos y sigue lloviendo y nevando en los picos a un solo día de entrar la primavera (que ya veremos). Precioso ese trocito de León, un enorme abrazo amiga y que ganas de montañas!!!!