3 de mayo de 2016

ESAS TORMENTAS QUE NOS QUIEREN ABATIR

 Y llegaditos del descanso de Semana Santa, al siguiente Domingo día 3 de abril aunque el tiempo pinta muy feo, Manuel  y yo nos vamos por carreteritas de montaña y pueblecitos de ensueño para realizar una ruta sencilla y muy muy bonita, marcada por Cuatro Valles. Nos vamos al Pantano de Villameca...con el tormentón que tenemos encima no podía estar más bonito.
Este día no supimos quien era el protagonista si el agua o los cielos.

 Comenzamos la ruta con un montón de tomas a la tormenta, y cuando ya nos introducimos en el bosque ¡¡SORPRESÓN!!...preciosos ciervos pastando y jugando...no pudimos más que captar esta escena muy borrosa en la que se aprecia el salto del ciervo con su culito blanco.
 Y disfrutamos de los árboles, muchos árboles.
 Y de las primeras florecillas de primavera...quien nos iba a decir aquel 3 de Abril que  nos quedaba un Abril invernal...no quiero ni recordarlo.
Estoy deseando tener un Mayo florido y hermoso.

 Esos cielos rabiosos de nubes a cada cual más bonita acariciando todo el Pantano.
 Y árboles grandiosos, a éste me tuve que subir, al tocarlo necesité más, y Manuel me aupó y me mimeticé con sus ramas, ¡cómo le sentí!...cuánta energía me regaló. 
Allí cobijada dentro de él que pequeñita soy ( casi ni se me ve) y que grande me siento a su abrigo.
 Manuel no quiero bajarme de aquí.
 Tocando el agua del Lago

 Los colores son intensos con la tormenta, y quiero coger un trocito de cada gama del entorno.


 Como veis una ruta preciosa, muy sencilla, señalizada por Cuatro Valles, comienza en la segunda presa del Embalse de Villameca, desde donde hay que tomar el camino que serpentea alrededor del pantano y cruza la tercera presa en el paraje de Valdeciervas.
Desde este punto, la senda va dejando atrás el embalse para ascender suaves lomas desde las que se divisan el Cueto San Bartolo, Palaciosmil y Quintana del Castillo.
El Cueto de San Bartolo vigila todo el recorrido y mira expectante el paso de tiempos, gentes y usos, acogiendo en su cima desde el montasterio de los monjes hospitalarios de la Orden de San Juan de Jerusalén, a las nuevas torres de telecomunicaciones. La subida al Cueto merece la pena por las vistas que ofrece.
El recorrido continúa entre altozanos para abrazar de nuevo el gran manto de agua y la carretera que une Quintana del Castillo con Palaciosmil.
La ruta continua por la calle principal de Palaciosmil que se bifurca: la derecha lleva a la Fuente de Santiago, situada al final del pueblo; sus aguas frescas y cristalinas, bien merecen un alto en el camino.
La calle de la izquierda por la que continúa la ruta, conduce hasta el peculiar pueblo de Los Barrios de Nitoso, perteneciente al vecino municipio de Brañuelas-Villagatón.
Después de atravesar las últimas huertas de Palaciosmil, el paisaje es pronto sustituido por los pinares que conducen a La Isla.
Para alcanzar esta lengua de tierra que penetra en el embalse es necesario abandonar la senda principal, aunque sin despistarse, ya que el regreso se realiza desandando el camino.
Información sacada de la página de Terranostrum
 Y después de llover, de sufrir tormenta de granizo, aire, sol primaveral que quema...de  pasar por todos los estadios del clima...llegamos de nuevo al inicio de la ruta satisfechos porque el día no pintaba nada bien, y fuimos capaces de caminar  8 km y disfrutar de otro precioso paisaje totalmente desconocido para nosotros, La Comarca Leonesa de La Cepeda ¡volveremos!. 

 Después de comer calentitos en un restaurante de la zona, seguimos disfrutando del Mirador de La Cepeda y de pueblecitos tan preciosos como San Feliz de Las Lavanderas...precioso, os lo recomiendo...¡qué bonito!


 San Feliz de Las Lavanderas desde diversos puntos de vista, Manuel trepando al Mirador  de La Cepeda por la piedra resbalosa a tope, y lo que creemos será un complejo turístico en forma de castillo, están ya en las obras finales. Precioso de verdad.
Si no va a ser hotel que alguien me corrija.




"Dar no nos empobrece, ni retener nos enriquece." Iyengar

4 comentarios:

María Perlada dijo...

Me ha encantado este precioso recorrido, aunque hayais tenido granizo, pero las imágenes están bellísimas con unos colores intensos por la tormenta.

Mil gracias por compartir tanta belleza, mi querida Sara, me encanta venir a tu blog a envolverme con tus imágenes y palabras, es como si yo estuviera tocando con mis pies el precioso paisaje.

Un beso enorme.

Teresa dijo...

Me encanta Sara, es precioso. Muchos besos.

Ginebra dijo...

¡Qué razón tiene Iyengar!
Pues a pesar de las tormentas se ve que no os rendisteis, eso está muy bien, pues la ruta lo merecía.
Hay que ver lo que camináis la pareja, madre de Dios... y qué suerte que a ambos os guste esa afición, porque yo tengo que ir sola casi siempre, la verdad y eso, a veces, no apetece mucho.
Besos

Ramon dijo...

Es fantástico comprobar como sabeis disfrutar de la naturaleza sean cuales sean las circunstancias climatológicas. De nuevo, nos regalas un reportaje estupendo!. Gracias.