27 de marzo de 2015

CUETO BOÑAR

Comenzamos muy ilusionados y con ganas, con muchas ganas de alcanzar de nuevo una cima...que hace tiempo que hemos parado un poquito de cimas, y nos adentramos más en otras rutas...pero ahora iremos todo de seguido...el día es extraordinario y allí detrás y bien lejos tenemos nuestro objetivo del día.
  Cueto Boñar a 1.613 metros de altitud, 653 metros de desnivel y 16 km recorridos.
El temporal de nieve que hemos sufrido en enero y febrero nos deja escenas de árboles partidos por todo el camino, lo cierto es que hizo un verdadero estropicio...pero hasta caidos son preciosos...grandiosos...

Me siento fenomenal entre sus ramas...puedo sentir sus abrazos.
El agua fluye rápida por las innumerables cascadas y arroyuelos del lugar, y la corteza de los árboles pareciese la piel de un dragón.
Una vista atrás y más y más árboles caídos...y en un momento que empezamos ya a coger altura, se termina este paisaje y comienza la nieve que nos acompañó en gran parte de la ruta.
 
Hay mucha nieve, yo estoy rendida, hace mucho calor...me tiro literalmente en la nieve para refrescarme un poquito y poder continuar ascendiendo.
Fijaos en la señal que tiene Manuel justo al lado de sus pies...hay buena cantidad de nieve.

Más y más nieve, la gozamos...el que menos goza es Manuel que nos va abriendo huella en todo momento y acaba a veces  hundido un buen trozo...
Nos acompaña un lobo, lo podemos sentir pero no lo vemos, las huellas van un poco por delante de nosotros y están fresquitas...es grande...está el camino lleno de ellas.

Y ya estamos cerca de la cima y podemos contemplar ya altas montañas , las vecinas del Cueto Boñar, Manuel está en sus salsa contemplando El Susarón , El Yordas...
Y aquí ya hemos alcanzado cima y hacemos foto de grupo...con los maravillosos Picos de Europa detrás nuestro y el Pantano del Porma...¡qué vistas!...que bien se está aquí, cómo nos ha gustado esta ruta y esta cima...

La caseta de incendios que tenemos en lo alto de la cima.

Y el momento café, y buñuelos que nos ha hecho Marga...aquí en este Restaurante con vistas, sabe todo de rechupete...¡qué penita tener que bajar !

Y la bajada la gozamos otro montón...
...aquí Manuel clava su bastón en la nieve para saber la profundidad de la misma, tenemos bajo nuestro pies 1,20 metros.
Y nos hundimos en la huella de Manuel...
Esta ruta nos ha gustado muchísimo, el entorno una preciosidad, la subida larga (se nos endurece un poquito por la nieve) y la cima nos regaló vistas maravillosas...llegamos abajo extenuados, muy cansados...pero mereció la pena...nos sentimos nuevos para afrontar la semana.


" El día nunca retrocede de nuevo " Proverbio Africano

6 comentarios:

Teresa dijo...

¡ Que bien jugando con la nieve ! Besos.

Ginebra dijo...

¡Qué lujo de ruta con un sol brillante y más de un metro de espesor de nieve!
Los buñuelos de Marga no son ninguna tonteríaaa, ¡vaya pintaza que tienen!
Besos

Javier González dijo...

Que buena atalaya sobre el valle del Porma...y que bien saben los buñuelos en la cima. Un abrazo

Ramon dijo...

Magnífica excursión, magnífico paisaje y magnífico paisanaje.

Julio dijo...

Pues de la nieve me voy mañana a tierras abulenses, visitar Las Edades del Hombre en el 5º centenario de Teresa de Ávila y llegarme hasta el valle del Jerte con los cerezos en flor... Otro viaje y otras fotos.
Salud.

Montañas de Gordón dijo...

Hola paisanaaa...
Bonita ruta que me trae muy buenos recuerdos, esta ruta la realicé yo en noviembre sin una gota de nieve... qué diferente se ve!!!!
Las vistas impresionantes desde la cumbre, pero lo que más me ha impresionado de lo que habéis expuesto es lo de los pinos tumbados por la nieve...qué penita me ha dado.

Un saludo, un beso y a ver si pronto nos vemos por esos montes de dios...