23 de octubre de 2014

LOS COLORES DEL VIENTO...FRANCINE EN EL CORRALÍN.

 Desde lo alto vemos allá a lo lejos, 6 km adelante , el pueblecito llamado El Corralín...entre bosque frondoso...lleva abandonado muuuuchos años.
Fue un pueblecito cunqueiro, los hábitos de vida aquí eran duros...no tiene carretera, sólo se llega a él a través de este precioso bosque, aquí vive el oso, el lobo y corre libre el rio Ibias.
Y aquí, en esta selva frondosa vive Francine, pero lineas más adelante os lo contaré.
 En esta maravillosa estancia en tierra cunqueira nos alojamos en Casa Quei Vitorino en Tablado,una casita rural preciosa donde se desayuna de lujazo,¡no os la perdais!.
Ellos son los últimos cunqueiros  y compartieron con nosotros su maravilloso Patrimonio Cultural ( eso también lo contaré en otra entrada). 
A Corralín nos acompaña Víctor, un joven de 22 años que sabe todo de su tierra y lo trasmite de una forma especial...nos adentramos en este bosque y yo me quedo sin palabras.
 Los árboles me van impregnando de toda esa energía especial que siento hacia ellos...me lleno de toda su bondad, de su grandeza, no hablo, sólo disparo y disparo mi cámara, contemplo y doy gracias por poder disfrutar de estos rincones mágicos.
 El bosque es muy frondoso y es el hogar de grandes mamíferos, estamos hablando del gran rey del bosque El Oso Pardo Cantábrico y el Lobo. 
Es un bosque que impresiona, que atrapa, que tiene mucha vida.
 Entre su frondosidad se abren claros de vez en cuando...aprovechamos a que Victor nos saque la foto junto al rio Ibias.

Y también vemos y olemos por primera vez  la seta Phallus impudicus, le llaman así porque dicen que se parece al miembro viril masculino... ya la vemos casi podrida fuera de su telita. Dicen que huele mal...puf os aseguro que es uno de los olores que jamás olvidaré ¡HORRIBLE!

 Seguimos camino hacia El Corralín y este grandioso castaño me acoge, me acurruca,me mima, me regala esas sensaciones de vida tan magníficas.


 Ya queda menos, ya está cerca El Corralín, estoy llena de emoción por conocer a Francine,y aquí ya podemos disfrutar de una de sus obras en el bosque.
 El puente de los tres palos que cruzo como una campeona para llegar a la fuente de agua clara...
 Que lugar más especial, aquí Francine se ha encontrado varias veces con el oso...bebemos de esta rica agua.
 Y después de la paradita en este rincón escondido en el bosque, seguimos camino al Corralín, ya estamos ahí, ya lo vemos.
  Empieza a llover fuerte y Victor y Manuel suben rápidos.
 Yo llego detrás... y empieza el torbellino en mi interior, aquí está su casita, la casita de Francine, este es su cerramiento, quiero verla ya, y hablar con ella.

 Dentro del pueblecito, la preciosa ermita en honor a San Miguel, que lugar dedicado a este Santo, no estará de queja el Santo... desde luego que no. Y todas las casitas derruidas, y este árbol singular que la maravillosa naturaleza decidió que debía seguir viviendo (fijaos en su forma)
 La casita de Francine, aquí vive sin luz, sin agua corriente, sin consolas, ni ordenador, ni calefacción, ni comodidades...¡y es feliz!. Apartada del sistema (que sería de los políticos si todos decisiésemos vivir como ella) ¡qué valiente es!...
Vive en sintonia con el bosque  (se ha encontrado muchas veces con osos y lobos, jamás la han hecho nada).
 Y aquí llega ella, Víctor la conoce bien y nos la presenta, que buena sensación me causa...me la imaginaba agria por esa soledad y ese modo de vida tan duro...nada más lejos de lo que pensé ...es dulce, amable, parlanchina, alegre...desprende felicidad. Es un ser especial.
 Nos enseña parte de los trabajos que realiza aquí, en esas largas noches de invierno duro y fuerte, en su soledad, con el sonido del aullido del lobo, del rugido del oso, del azote del viento...y también en esas tardes de cálido verano...que maravilla vivir aquí en algunas ocasiones...pero que dureza vivir en otras ocasiones.

 Francine tiene su caracter y en un momento que su perrito se pone excesivamente nervioso y no la atiende, le castiga un ratito hasta que se calme, vaya que si se calmó.
 
 Preciosa Francine con su gatito pequeñín.
 Y nos hacemos la foto juntas...que mujer tan entrañable.
 Comemos con ella, yo comparto mi bocata con Francine ( menudo bocata nos hizo Rosa, esa cunqueira guapa de Casa Quei Vitorino) y ella nos premia con sus ricos tomates, ummm, aún puedo percibir el olor del tomate al abrirlo, que olor más estupendo. ¡En la comida hablamos tanto!...la bombardeé a preguntas y ella me bombardeó a respuestas jijiji. 
Tiene unas vivencias maravillosas y las compartió con nosotros,es una antisistema convencida y le dió varias lecciones a algún sindicalista que fue hasta allí a verla, a convencerla de que tiene derecho a unas y otras prestaciones, que las tiene que solicitar, y ella...simplemente no quiere nada del sistema. 
Yo la preguntaba si no tiene miedo en esas largas noches de invierno allí sola, y me contestó: ¿tú te crees Sara que si tuviese miedo llevaría aquí 5 años? ella no tiene miedo a la naturaleza, tiene miedo al capitalismo, al sistema injusto, a nuestras hipotecas, a nuestro modo de vida.
 Mientras hablamos y hablamos su perrito y sus gatines juegan felices...nos cuenta muchas cosas, hablamos de muchos temas...se nos pasan tres horas y me da la sensación de que acabamos de llegar...¡cómo pasó el tiempo!, que penita, quiero quedarme con Francine una buena temporada...lo que yo he deseado tantas y tantas veces hacer...ella lo ha hecho...la tengo delante y es un ser extraordinario.
 Nos vamos con pena...nosotros volveremos a nuestra vida...ella se queda en el bosque...en su bosque amado, en mi bosque amado.
 Y antes de marcharnos aún nos da uvas para el camino, unas uvas que jamás ninguno de los tres comimos tan dulces...como no va a saber todo tan rico allí, en aquel paraiso cunqueiro asturiano.
 Y para despedirnos nos hacemos juntitos una selfie...gracias Francine, mil gracias por tu hospitalidad en tu bosque mágico, ya sabes que si me dejas, viviré esa experiencia contigo...¡algún día!. 


 
Te dejamos en El Corralín, en tu bosque frondoso de árboles que te cuidan, con tus osos, con tus lobos, con tu perrito y tus gatines, con tu huerto, en tu humilde casita en medio de ese paraiso cunqueiro...con tu felicidad y ese rostro alegre.
 Jamás olvidaré esta experiencia...y en las frías y duras noches de invierno desde mi casa cómoda y calentita pensaré en ti, cada noche... y pediré que el bosque siga protegiéndote y nada ni nadie te haga ningún daño.

 Estaré siempre agradecida por esta experiencia, gracias Victor, gracias Francine...algo muy grande cambió en mi desde este día. 
Otra vida es posible, vaya que si es posible. 
Si alguien lee mi blog, esta entrada... y quiere visitar a Francine... respetadla,apreciarla porque es un ser extraordinario...esto de internet me da a veces miedo por la propaganda que se pueda hacer y la clase de personas que lo puedan leer. 
Ella ya es conocida a través de este reportaje FRANCINE
Ella vive feliz así, en su bosque, a 6km de distancia de la población más cercana, 6 duros km por bosque salvaje, bello pero salvaje...protegida y visitada por los vecinos de la tierra cunqueira y por montañeros y senderistas...así debe seguir siendo. Vive feliz y tranquila, vive como ella ha decidido vivir. 
Francine,recordaré siempre con que ilusión me contaste tu vivencia de las luciérnagas dentro de tu casa . 
¡Que ellas te iluminen siempre en esas oscuras noches en tu tierra cunqueira!


11 comentarios:

Rutas Montaña Asturias dijo...

Preciosas fotos y ruta. Acabo de encontrar vuestro blog y me lo apunto que está muy chulo
Un saludo!

CARLOS dijo...

Mi visita fue tan corta, venía de una ruta muy larga y tenía tantas ganas de bajar al Corralín que me fui directo desde allí, fueron más de doce horas caminando sin parar pero mereció la pena, solo verla, conocerla y disfrutar por un momento de su entorno, un lugar privilegiado, algo que seguramente muchos deseamos hacer pero no tenemos ese valor que ella ha tenido y que algunos ven como algo no normal. Todo allí sabe mejor, en ese entorno espectacular. Tengo que volver con más calma. Precioso tu reportaje Sara y muy hermosas tus palabras. Un enorme abrazo mi querida amiga, nos vemos.

jfcamina dijo...

Preciosa experiencia Sara, realmente entrañable, sobre todo porque (como tu bien narras) te esperabas una persona posiblemente esquiva, como muchas gente que nos encontramos en los pueblos (detras de los visillos), sin embargo esta, en la más absoluta soledad... es todo lo contrario. Muchas gracias por compartir este "Momento Decisivo" realmente bello. Un abrazo desde el otro lado de La Cordillera.

Ramon dijo...

Por fin estás otra vez en la blogosfera!. Este post es casi cinematográfico. Increible Francine (también he visto el vídeo del enlace). Una personalidad extraordinaria; admirable, natural y auténtica. Estupendas todas las fotos y todos tus comentarios.
Un abrazo para ti y otro para Manuel.

Ginebra dijo...

Pues tenías razón, Sara, me ha gustado mucho este viaje a través del bosque y me ha encantado conocer a Francine. Hay que tener las cosas muy claras para dejarlo todo y volver a la vida natural sin ningún tipo de comodidad. Lo ganará en salud espiritual, no me cabe duda. Creo que sería incapaz de hacerlo, pero a la vez me siento tentada a dar ese paso.
Me alegra tu vuelta
Besos

Teresa dijo...

¡ Que precioso Sara ! un reportaje maravilloso, me habría justado pasear y visitarla con vosotros. Un abrazo muy fuerte.

Sanclagones dijo...

Increible y valiente, Francine, muchos querriamos tener su valor y atrevimiento, lo que pasa es que no nos sale mas alla de nuestra mente, y ahi nos quedamos.
Gracias por compartir este estupendo reportaje.

La Luz del Monte dijo...

Una pasada de valle para perderse. En el recorrido nos vas mostrando algunos aspectos importantes e interesantes, de este maravilloso lugar. Nos hablas de algunos de los habitantes del bosque, en el que habita Francine, una mujer con aspecto de bruja buena... No le falta de nada a este bosque. Enhorabuena por las fotografías y por el artículo. Un saludo.

Javier González dijo...

frondosidad, colores, belleza natural...preciosas imagenes. Un abrazo

montse dijo...

Qué experiencia tan fantástica y admirable este encuentro con "Francine"!!
Después de esto pienso que debes quedar tocada y convencida de que otra manera de vivir también es posible!!...Pero se ha de ser una Francine y esto no es fácil!!
Gracias por compartirlo!!
Un abrazo muy fuerte.

Jesús Arroyo dijo...

Cerquina de casa tuviste.
Besin