6 de octubre de 2013

SERENA MELANCOLIA: ENTRAMOS EN EL FAEDO



 
 Para ver estas hermosas hayas, cada una de una forma... y todas ellas vestidas de musgo...hay que entrar en EL FAEDO...es un bosquecito hermoso, pequeñito, pero mágico...donde yo soñaba de niña, que vivía en él...que las ramas de sus árboles cobijaban  mis sueños. ¡¡Entrad conmigo y vereis!!
 
  Después de un pequeño paseo desde el pueblo de Ciñera,(uno de mis pueblos, en él nací y viví hasta los 20 años, allí siguen mis papis viviendo) peuqeño paseo,pero precioso porque vamos rodeados de praderios y muchos árboles y montañas, entramos por este huequecito a modo de puerta natural que hacen sus árboles, AL FAEDO....si quieres conocer sólo el bosque habrá merecido la pena, si quieres seguir la ruta entera nos lleva hasta Valporquero y sus famosas cuevas...la ruta entera es preciosa y con algún tramo de alta montaña pero sin dificultad ninguna...digna de disfrutar y después llegar y comer en algún restaurante de la zona.
 Dentro del Faedo está FAGUS esta haya de 500 años, muy protegida para que nadie se suba en ella, pues corría ya mucho peligro de enfermar por tantas y tantas visitas que se hacen (y pensar que cuando éramos pequeños sólo íbamos los del pueblo...e incluso gente del pueblo, nunca había ido hasta allí y... ahora...con esto de internet...autobuses repletos vienen a verlo). Alguien dejó un ramo de flores en FAGUS.
 Yo comienzo mi abrazo y contacto con los árboles, ésta no es FAGUS, pero todas son hermosas...me recargo de su energía...con el máximo cuidado y respeto...está prohibido salirse de la pasarela que han puesto de madera, esto ha traido un montón de debates y controversias, están los detractores y los defensores de la pasarela, porque cuando yo era niña el manto de hojas en este bosque era impresionante, te tapabas bajo ellas...ahora dicen que de tanta visita, el manto corre peligro, ya casi no hay hojas en el suelo, hay muchas calvas... y han decidido poner esta pasarela para intentar que vuelva a resurgir la alfombra de hojas
...yo...me salí...¡¡lo siento!!...no puedo no salirme del camino...las tengo ahí...crecí con elllas y las tengo que abrazar.


 Me siento en este lugar...me encanta desde niña...aquí está la fuente de agua riquisima que baja de la montaña...y en frente esta hermosura de peña.

 Manuel tira de mi porque no quiero abandonar el bosque...y en casa nos esperan para salir a tomar algo...que son las fiestas del pueblo...en honor a San Miguel, nuestro patrón...y nunca mejor dicho, ha llegado con este veranillo de San Miguel...¡¡que tarde más magnífica hace!!.


 Salimos de lo que es en si el bosque, pero como veis el entorno fuera del bosque, sigue siendo de ensueño y el otoño lo salpica ya de colores hermosos.
 Y nos encontramos este caballito precioso atado al letrero del Faedo...que marca en dirección contraria...¿habrá sido el animalito, o un duende del bosque?
 Y por el camino de vuelta, las machucas (aquí las llamamos así) nos regalan su rojo más intenso...el ototño quiere entrar y El Faedo le ha abierto sus puertas.
Ha sido una hora dentro del bosque...lo necesitaba...es un privilegio gozar de esta maravilla tan cerquita y al alcance de todos.
Esta semanita una hebra brillante de alegría, energía y felicidad me ha acompañado...porque al sentarme a contemplar el silencio que allí dentro sucede... estas hayas han utilizado conmigo, un lenguaje que es más antiguo que "las palabras"

15 comentarios:

ripley dijo...

pues que forma mas bonita de acabar la entrada o el post que diria un cursi.

no entiendo lo de tus vértigos y luego verte asilvestrada a las primeras de cambio, en fin que me alegro mucho de lo de la homeópata y el 4 ya te preguntaré.

besos

mapacheteam dijo...

Ya estamos en otoño y se empieza a notar, como váis a disfrutar estos meses. Apurad el tiempo, winter is coming...
Un abrazo pareja.

H. Fraile dijo...

Un estupendo reportaje de esa zona leonesa, no me extraña que tenga tantos visitantes, el colorido otoñal es espectacular.
Un saludo.

Ginebra dijo...

Nos gustó conocer tu pueblo, los paisajes que te acompañaron en tu niñez y adolescencia. Esas cosas no se olvidan nunca, ¿verdad?.Y es que al final lo que queda y lo que nos da alegría es la naturaleza, entre otras cosas.
Besos

Goriot dijo...

Sara....por Dios....que divinidad de árboles que cuidas como seres y que paisajes más hermosos.
Curiosamente tus zapatillas deportivas son como las mías y yo diría que hasta tus ideas de admirar la naturaleza son semejantes a mi persona.
Un saludo muy cordial.
Goriot.

Sanclagones dijo...

Que suerte Sara, de tener un lugar asi.... tan cerca, por pequeño que sea .seguro que nos gustaria a muchos perdernos unas horas en su interior.
Que fotos mas bonitas.
Un Abrazo.

Ramon dijo...

La visita que hicimos al Faedo con vosotros, cuando nos lo presentasteis la guardamos imborrable en la memoria.
Un abrazo para ambos.

Gizela dijo...

Que afortunada eres Sara...
Tener recuerdos de niñez a color tan hermoso!!!
Preciosa entrada!!!!
Besossssssss

Monchu dijo...

Hola Sara, que guapu el fayeru, ya va cogiendo color.
Lo que llamas "Las Machucas" no son también los Escaramujos?
Un abrazu pareja

Oteaba Auer dijo...

Qué lindo todo, Sara y si además puedes disfrutar del sonido del silencio, no me extraña que te invada la felicidad.

Un abrazOte y feliz semana! ;)

Marcelo Tezza dijo...

¡hay Sara! Tu querido y eterno FAEDO, la verdad es que es una joya y bien cerquita, yo he ido y también he subido y es una pasada, solo me falta verlo lleno de nieve, a ver si este año puedo. Que suerte tener una infancia en un bosque de cuento, porque estas imágenes son las que se dibujan para contar cuentos a los niños, ¡pero este es de verdad! ¡es tu propio cuento!
Que tengas un buen fin de semana, abrazote grande

Fernando Santos (Chana) dijo...

Excelentes fotografias de belo lugar....
Cumprimentos

Angel Corrochano dijo...

Ya quisiera yo un poco de esos bosques aquí cerca de los madriles. Hay algo, pero no es comparable.
Un abrazo Sara

Jordy dijo...

Hola Sara! Que bosques mas hermosos teneis por alli.
Ahora en otoño debe de ser precioso teñido de colores.
Me gusta mucho tu Faedo y es bueno regresar a los sitios que estuvimos de pequeños.
Un Abrazo!!

Manuel Hompanera dijo...

Creo que estás subida en la cabeza del ciervo.La próxima vez hazle un contraluz y veras porque le llamo cabeza de ciervo...