12 de marzo de 2013

¡¡VÉRTIGO!! EN LA CIMA DEL ABISMO


 Comenzábamos la ruta en El Puente Vidosa...llegábamos desde San Juan de Beleño donde habíamos dormido el viernes en la maravillosa Fonda de Ponga, Carlos Sedeño ( nuestro Carlitos), Carlos Porto y su esposa MariSol ( que maravillosa pareja y amigos ya) Manuel y yo. 
En este punto conocí a mis amigos bloggeros y montañeros del grupo de montaña Las Claras, Cienfuegos y Carlos G, pude abrazar de nuevo a mi paisano Gordonés y al gran Edu, también a Monchu...mi estimado Monchu y Esther; y conocer a muchos montañer@s. Después de saludarnos todos, las primeras conversaciones...yo ya había sacado la conclusión de que "en Los Beyos nada es fácil" (frase de Carlos G) quise escapar...pero...¡¡foto de grupo!! para el recuerdo de la maravillosa jornada (después de todo lo sufrido). Han sido 8 horas caminando.
 Comenzamos por la senda del cartero...ummmm ya empezamos fuerte...una subida exigente... y a medida que cogemos altura y comienzo a ser consciente de ella por todos los lados, empieza fuerte el vértigo,esa dificultad para mantener el equilibrio, esa sensación de que el vacio me atrapa en su inmensidad.

 Practicamente trepamos entre escarpaduras en la roca...y a mi derecha y a mi izquierda y de espaldas  el vacio...pero allí en todo momento estuvo Monchu, que muy montañero él, ya habría presentido mi temor y mis dificultades...junto a nosotros en toda la senda del cartero, para que me aferrase a él, a su sabiduria en la montaña, a su compañerismo, a su AYUDA...para que me sintiese protegida de esa sensación de vacio . Manuel y Marisol con nosotros...miradles en la foto anterior, practicamente verticales en esta senda del cartero.

 Y...esto se termina... llegamos a la planicie...puedo estar firme por un momento sin marearme, sin esa horrenda sensación...tomo aliento, saco algunas fotos y soy testigo de las vistas.IMPRESIONANTE de lo que estamos rodeados...verdaderos murallones de Picos emblemáticos.

 Y allí abajo,está el resto del grupo, esperando en Biamon para seguir el camino...he sufrido tanto en la senda que llego totalmente contracturada de la tensión, pero...para adelante...Monchu me dice que aquí se terminó esa sensación aérea, que todo para arriba pero sin cortados...me relajo y disfruto de la belleza de este paisaje angosto y mágico.
 Paramos un ratito a hablar con el único vecino que queda en este pueblo abandonado ( de hecho por esta ruta pasamos por un montón de pueblos abandonados), a ver este maravilloso hórreo a dos aguas y a jugar con estas hermosas cabritillas...

 Para arriba...hacia Peña Salón ¡¡grupo!!

 Las vistas son extraordinarias, que belleza, mires para donde mires...incluso pasamos por un bosque, que me da la oportunidad de poder abrazarme a estos maravillosos árboles de este valle, para pedirles energía, su energía. Que paz se siente en este Collado.




 
 
Monchu me da consejos para poder continuar...las contracturas de la tensión acumulada no se van...como algo, bebo bebida energética y continuamos.

 

Llegamos a la Collada Nochendi y allí está ya el grupo, esperando para reagruparnos y seguir la bajada...¡¡sorpresa!!  otro paso dificil...aún puedo sentir el pánico que se apoderó de mi al ver el lugar por el que tenía que bajar...¿esto no estaba previsto?? ¿¿no puedo ir por otro lugar?? ¿¿tengo que bajar por ahí?? ¿¿Cómo?? 
La sensación de bloqueo es total...los compis animando y yo...quiero desaparecer de allí...no seré capaz.
Hasta que vuelve Monchu en acción...sus palabras de paz, de calma, de confianza me van bajando...primero la cueva que no fue tan dificil como se veía al comenzar el descenso...y después el paso de muchos metros de precipicio y un caminito estrecho tallado en la roca húmeda, en el que debo poner mis pies , que para mi fue ¡¡HORRIBLE!! Eso os lo contaré prontito, en la siguiente entrada.
Si en cada montaña hay un milagro, si la montaña es esa excelente escuela que nos enseña tantas cosas...en esta ruta gané esa altura para seguir adelante...y lo conseguí gracias a esa mano amiga, componente esencial en la montaña. ¡¡GRACIAS MONCHU!! sin tus consejos no habría sido posible, sin tus pasos, tus palabras.Recordaré siempre que a la montaña se va a sufrir con las piernas, pero nunca con la cabeza o con el corazón.GRACIAS a todos y cada uno de vosotros por la compañía.
En la próxima entrada el descenso por el paso que no se como se llama, el ascenso a Peña Salón y el impresionante SEDO de Les Vibolines que hizo el resto del grupo. Marisol y yo tomamos otro camino. Vereis que fotazas hicieron estos montañeros de este paso aéreo, totalmente escarpado en la roca y por donde ellos pasaron como si nada.






18 comentarios:

Pizarro dijo...

Preciosa y linda ruta muy bonito el paisaje.
Saludos y abrazos

CARLOS dijo...

Mi querida amiga, todavía estoy y seguiré prendado de este delicioso fin de semana que hemos pasado juntos, conoceros tanto a ti como a Manuel ha sido una auténtico lujo y además que conocierais y compartieseis conmigo ese lugar donde mi corazón ya se ha quedado para siempre ha sido especial. Siento enormemente tu sufrimiento en la montaña, había estudiado esa ruta con mimo y no contaba con ese paso tan complicado. Es admirable tu valor Sara, nos has dado una gran lección. El compañerismo y la solidaridad en la montaña son dos cosas importantes, ahí arriba somos mucho más que amigos como has podido comprobar, 25 almas unidas. Sobre Monchu no tengo palabras, para mi es un lujo tenerlo como amigo y compañero, pero también a tod@s los que nos acompañaron, una delicia de ruta que será difícil de olvidar, tanto como vuestra compañía que te puedo decir ya echo de menos. Un enorme abrazo mi querida AMIGA y otro enorme abrazo para Manuel.

montse dijo...

Qué suerte poder contemplar este paraiso que habeis pisado!!... Como siempre te digo es tanto tu entusiasmo al describir que me ha llegado tu pánico y casi, casi lo he sufrido!! Qué horror!!.. pero lo conseguiste...Qué atrevida!!
Me alegro mucho de este día tan hermoso que habeis pasado.Esto ayuda a aparcar un poquito ,los malos momentos que, también leí, que pasais.
Un abrazo muy fuerte.

Marisol Alonso Alonso dijo...

Bueno Sara, que te voy a decir... fue un fin de semana espectacular en todos los aspectos. Me apena que no hayas disfrutado de la ruta como tod@s esperábamos, pero.......has sido muy valiente y creo que te has superado y lo bueno fué más que lo malo ¿no?. Sólo decirte que me encantó conocerte, que lo pasé genial, que no olvidaré este fin de semana y que espero poder disfrutar de otros muchos momentos con vosotros. Decirte que aquí en tu Asturias teneis unos amigos para siempre. Muchos besos para tí y para Manuel.

Carlos dijo...

Bueno Sara, no sabría exactamente qué decirte.
Lo primero de todo, hacerte saber que la entrada, como siempre, espectacular; eres capaz de volver a hacernos sentir todas esas sensaciones que tuvimos allá arriba.
En cuanto a tu vértigo, creo que has podido comprobar que, bien rodeado de buenos amigos, cualquier miedo puede superarse. Me rasgo las vestiduras para decirte que hasta hubieras sido capaz de pasar el Sedo Vibolines, sobre todo con la ayuda del enorme Monchu, grandísimo montañero pero aún muchísimo mejor persona. Suerte que tuvimos de haberlo conocido.
Pero, por otro lado, me alegro de que no pudieras venir por el sedo con nosotros. ¿Por qué? Estoy seguro de que en la próxima entrada obtendremos la respuesta.
¡Y acuérdate de los albañiles para redactarla!
Un abrazo. Como dice Carlos Porto, yo también os echo de menos, aunque sé que en breve podré volver a disfrutar tanto de la compañía de Manuel como de la tuya.

Luis G. dijo...

SARA.... quiero vivir cerca de ti, para hacer esas preciosas rutas por tan mágicos paisajes...Qué maravilla de ruta, de compañeros, de sensaciones, de impresiones, de consejos...de todo.. Me encanta como lo presentas, SARA...Haces que me emocione mucho al leerte... Pienso que estoy a tu lado, a vuestro lado, compartiendo la felicidad del montañismo... Que grandes personas son los montañeros...

Besos, mi querida amiga...

Luis.

Monchu dijo...

Hola Sara, como siempre otra entrada genial. Y eso, a pesar de que tu no pudiste disfrutarla correctamente.

Que conste, que cuando estamos llegando a Biamón yo te digo que ya se acabó lo malo, porque desconozco el paso de la Cueva del Toyu -nunca antes había pasado por él- aunque si hubiera visto alguna foto de Santos y ya no me daban buena impresión.

Por otra parte, si pude serte útil, sabes que lo hice encantado, pues desde que te conozco, primero por el blog y luego personalmente en Madrid, cierto es que siento muy buenas vibraciones con vosotros.

De todas formas, acuérdate de la solidaridad de los montañeros. Ayudar siempre al que lo pueda estar pasando mal.

Espero que volvamos a vernos en montaña, pero no en esas situaciones, que no vale la pena sufrir de cabeza, ya sabes.

Un fuerte abrazu para los dos

Abilio Estefanía dijo...

Hola Sara, en la montaña casi siempre hay un "san" Monchu dispuesto a echar una mano.
Que bonitos son los Bellos y su entorno.
Habrá que esperar a ver la bajada.

Besos y abrazos para ambos dos

raindrop dijo...

Ayyy, cómo te comprendo, porque yo también padezco un vértigo terrible.
Pero eres una campeona. Has recorrido el camino vertiginoso, afrontándolo hasta el final. Qué bien viene toda la ayuda, apoyo y comprensión que se pueda dar en esos momentos, ¿verdad que sí?

besos

Javier González dijo...

Que ganas tengo de conocer esa zona. Bellísimo entorno y entrada. Un abrazo

Cienfuegos dijo...

Sara, fue un placer conoceros a Manuel y a tí. La pena fue no tener más tiempo para charlar contigo. Con manuel si que pude estar un buen rato. Habrá que hacer lo posible por volver a coincidir, aunque la próxima vez, la ruta la escoges tú para que no haya sorpresas, ja, ja.
Un abrazo.

Montañas de Gordón dijo...

Hola paisanaaaa....
Pero que pasa... que nos tienes a Edu y a mi medio eliminados... jajajaja... mira que no esperar a que nos acabasemos de vestir para la foto oficial... jajaja... yo es que ni me di cuenta de la misma, estaría en medio de todo el cambio de ropaje.
Qué bien lo pasamos, verdad??? La actividad genial, la compañía ni te cuento, y la cena una en la que mejor rollo ha habido de todas a las que he asistido, y te puedo asegurar que no han sido pocas... jajaja.
No quiero pasar la oportunidad de esta entrada para felicitarte... eres una crack en todos los sentidos, y te admiro por tu afán de superación, como amas la naturaleza, como amas la montaña, como te esfuerzas... desde mi punto de vista eres la que, con diferencia, más se ha superado el sábado pasado, demostrando que eres una gordonesa de pura cepa y que la montaña no es solo alcanzar cumbres y subir o bajar sedos, sino superarse uno mismo, y tu lo has hecho con creces... y te admiro por ello, yo también voy poco a poco superando mis miedos en la montaña y la satisfacción que se tiene es enorme, como la que deberías de sentir tu por los objetivos que vas alcanzando.
Un besazo muy pero que muy fuerte y hasta la próxima actividad (que espero que sea muy pronto). Muack...

Teresa dijo...

Sara, que rutas tan lindas, me encantan, cuanto me gustaria caminar con vosotros. Muchos besos.

Mairló (la chica que comía margaritas) dijo...

Qué ruta tan maravillosa y tan extrema a la vez, Sara...he ampliado alguna foto y realmente la sensación de vértigo se percibe perfectamente...(ufff!)

Pero el esfuerzo siempre tiene doble recompensa, el paisaje es impresionante..

Un besito, preciosa

Verdial dijo...

Alucinante querida Sara. Sabes? disfruto contigo a cada golpe de ascenso o descenso que realizas, haces con tus letras, con tus maravillosas imágenes, que me haga un hueco entre ellos y me sitúe a tu lado para vivir todas esas sensaciones únicas que solo puede regalarte la montaña.

Gracias por hacerme partícipe de tus escapadas, no me importa el vértigo si ello conlleva a ese abrazo con la naturaleza.

Un abrazo, preciosa.

Oteaba Auer dijo...

¡Menudita Odisea, Sara!, la verdad es que fuiste muy valiente no solo por le vértigo sino por la subidita ¡que se las traía!. Viendo la 5ª y 6ª imagen me dan ganas de crear un trofeo virtual para los senderistas SARA & FRIENDS :) vaya que os lo mereceis por cuanto nos haces disfrutar de vuestras salidas.
Con este deseo, querida Sara, espero haber ganado un premio (parezco una gitanilla je, je). No es otro que, cuando abraces uno de esos maravillosos y legendarios árboles, recuerdes a este avatar y me traigas energías. :-)

Un abrazOte y feliz semana!!!!

Ginebra dijo...

Me alegra mucho que hayas disfrutado de tus amigos en este espacio natural que nos presentas en fotos.
Esas cosas son la que permanecen en la memoria y se reviven cada vez que uno las recuerda o ve las fotos.
Besos y buen finde!

Duarte dijo...

Cuánta gente!!!
Cuánta belleza a vuestro alrededor!...
Bonito, cuando la buena armonía prevalece y los amigos son felices.
Un premio a la NATURALEZA.
Un gran abrazo y que la aventura nunca acabe