27 de febrero de 2012

EDUCAR EN LA NATURALEZA









El otro día, leía que cada vez más los expertos, inciden en el "trastorno por déficit de naturaleza" en niños y jóvenes.
Es necesario considerar la naturaleza (bosques, ríos, playas, jardines, parques...) e incluso la calle, como un espacio imprescindible para el desarrollo infantil.

"Educar en verde"
de Heike Freire, es una magnífica obra en la que se recogen argumentos a favor de disfrutar del juego al aire libre.

Personalmente...cuando algún fin de semana no puedo mantener ese ya contacto estrecho, con la naturaleza, cuando no me abrazo a algún árbol...siento que la semana ya no se me da igual...(estas fotos están tomadas en La Peña del Asno, que es el lugar más alto de La Robla)...un mero paseo hasta allí y sientes ese apego a la tierra...ese equilibrio que te aporta la naturaleza.

13 comentarios:

Cienfuegos dijo...

Totalmente de acuerdo, Sara. No se si a mi me educaron EN la naturaleza :oDD, pero si que lo hiceron en contacto con ella, o eso me gusta pensar. Igual que eso mismo intento hacer a mi hija: hacerle sentir el amor y el respeto por la naturaleza. Si además consigo transmitirle algo de la pasión que siento por las montañas o no, ya veremos.
Un saludo

CARLOS dijo...

La Natureleza nos ofrece cosas que no cuestan dinero, verdaderas joyas gratuitas, además de otras muchas cosas importantes para la vida, es bueno saber disfrutar de ella y también respetarla, caminar por una montaña, un valle o simplemente hacerlo al lado de unos arboles disfrutando de ellos esta al alcance de mucha gente. Buena recomendación y precioso post. Un abrazo Sara.

Javier González dijo...

Peciosas fotos y mejor reflexión; me ha parecido muy interesante este concepto al que haces referencia. Es totalmente nuevo para mí pero sinceramente creo que tiene debate para rato. Intentaré leer el texto que nos propones. Gaacias; un abrazo

Abilio dijo...

Hola Sara, eso de educar en verde me suena a campaña publicitaria de cerveza, "piensa en verde", supongo que no irán por ahí los tiros jajajaja.

Besos y abrazos para ambos

Luis G. dijo...

Es verdad, Sara, la naturaleza es una escuela. Hay que enseñarla a los niños, hacerles ver que en esos espacios vestidos de mil colores, los juegos son más ilustrativos. Sabes, a partir de ahora abrazaré un arbol para que me transmita esa fuerza mágica que aporta y sentirme más feliz.

Besos,

Luis.

Héroe de Leyenda dijo...

De acuerdo contigo Sara. El ser humano no puede crecer ajeno a la naturaleza, es como un niño que crece alejado de su madre.
La naturaleza es un placer si los sentidos han sido educados previamente.
Un abrazote Sara.

Manuel Hompanera dijo...

Me gusta lo de educar en verde y en azul y en amarillo y en...El caso es educar a los "peques" porque creo que cada vez se descuidan más este tipo de cosas...Yo me fijo mucho en esto y la verdad es que me quedo de piedra continuamente con lo que veo.
En fin,disfrutar todo lo que podáis y salir,aunque sea a la puerta de casa,pero salir :-))

kai51 dijo...

Hermosas imágenes acompañadas de un texto de lo más ecológico. sería importante saber educar a las nuevas generaciones para que respeten la naturaleza.
Un saludo

Ramon dijo...

La naturaleza como escuela; como madre. Sólo integrándose en ella, observándola, impregnándonos de ella podremos entender un poco de que va la vida y como hemos de vivirla. Ojalá las nuevas generaciones sean guiadas hacia ella.

Jordy dijo...

Cuanta razon tienes Sara.
La Naturaleza como fuente de vida.
Aunque no comente mucho sabes que te sigo.
Besos

raindrop dijo...

El primer libro de texto que conoció el ser humano fue la Naturaleza.
Dejarlo de lado sería la forma más insensata de autodestruirse como individuos y como especie.

besos

montse dijo...

Somos parte de la Madre Naturaleza y es por eso que la añoramos cuando estamos unos dias sin respirarla e impregnarnos de toda la energía que nos da!!...
Es nuestra fuente de vida!!
Gracias por recordarme, una vez más, buenas sensaciones!!
Un abrazo muy fuerte para todos vosotros.

La Gata Coqueta dijo...



Las palabras nacen en el jardín de tu alma
como las flores brotan en el vergel de los sueños
de pétalos transparentes besados por la tundra
emanando fragancias que aromatizan mis oídos…

Un abrazo de ruiseñor
y un beso de mariposa
para enarbolar una sonrisa
en el arcoíris de esta mañana…

María del Carmen