22 de septiembre de 2011

EN SANTILLANA DEL MAR....CON SABOR A BARQUILLO









LA VILLA DE LAS TRES MENTIRAS...NO ES SANTA, NI ES LLANA , NI TIENE MAR....
PERO DE TODA ESPAÑA, ES UNA DE LAS LOCALIDADES QUE MÁS VALOR HISTÓRICO-ARTÍSTICO TIENE.


En esta ocasión nos cautivó el museo del barquillero, museo que nunca antes habíamos visitado,tanto nos ensimismó que nos pilló la noche.En él, se encuentran piezas muy curiosas de esculturas, partituras musicales, cuadros, planchas de hierro, objetos relacionados con el oficio del barquillero (de ahí el nombre del museo) o incluso juguetes.

Organizan diferentes exposiciones de juegos tradicionales y pastoriles.Esta vez la exposición se titulaba..."en tiempos de la abuela"...recordamos y retrocedimos hasta nuestra niñez...todo nos parecía muy familiar, de los tiempos de la abuela...totalmente recomendable, un lugar entrañable.


En la planta baja,que es tienda, venden varios productos de dulces artesanos .












La hemos visitado en numerosas ocasiones...nunca antes la habíamos visto envuelta en esta espesa niebla que le da un aire misterioso, medieval y hermoso, así nos despidió...envuelta en neblina... y custodiada por su hermosa Colegiata de Santa Juliana del siglo XII.




REFLEXIÓN:

" Lo más antiguo de lo antiguo llega desde atrás a nuestro pensar, y, sin embargo, se nos adelanta. Por eso el pensar se detiene en la aparición de lo que fue, y es recuerdo."Martin Heidegger

18 comentarios:

kai51 dijo...

Como muy bien dices..."ni santa, ni llana, ni tiene mar", pero es tan bonita y tan llena de un ambiente medieval que me encanta.
Un abrazo

Luis G. dijo...

Te aplaudo, amiga Sara, por esta espléndida entrada. Vaya muestrario más interesante nos ofreces, amplio, curioso, simpático, enteramente etnográfico y popular.
Una dicha para gozar de otros tiempos.

Besos,

Luis.

CARLOS dijo...

Santillana, que pasada!!! no me cansaré nunca de visitarla, pero mira tu, nunca he estado en ese museo, así que ya tengo un buen pretesto para ir. Esa niebla si le ha dado un aire medieval desde luego y es que ultimamente no estamos más que inmersos en niebla en este norte nuestro. Un saludo y la frase de 10.

Ángel dijo...

Que museo tan curioso, lo que me llega al alma es ese escudo del Atleti. Preciosa ciudad
Un abrazo

Estrella Altair dijo...

La conozco bien, mi padre era de cerca... de Pedreña, enfrente de la bahia de Santander.

es un lugar mágico, lleno de encanto..

elegante, fino, se come de muerte.. y tienen sus gentes un estilazo..

de morirse..

besitos linda chavala

Abilio dijo...

Hola Sara, los barquillos me traen recuerdos de niñez. En Briviesca había un barquillero artesano con su cuba de barquillos que llevaba al hombro y se instalaba en la plaza Mayor para venderlos.
Desde luego Santillana bien vale un paseo incluso cargada de gente como suele estar.

Besos y abrazos, bien repartidos, jejejeje

GINEBRA dijo...

Muy curioso ese museo del barquillero, está lleno de casi todo:)
Santillana del Mar bien vale dos viajes, Sara, tendré que volver.
Besitos

Ramon dijo...

Estupendo post. Santillana es un pueblo preciosísimo. Para mi, uno de los más bonitos e interesantes. Gracias por tu reportaje y tus informaciones.
Un abrazo para ti y para Manuel.

Julio dijo...

Me has hecho rememorar mi primera visita a Santillana, cuando podían visitarse las cuevas de Altamira. Después llegaron otras visitas en las que ir descubriendo, poco a poco, mucho de lo que hoy nos dejas aquí, Sara. Con un abrazo.
Salud

Duarte dijo...

Un pueblo pequeño y diverso, pero encantador. Nunca había visto tantas exposiciones, sobre tan diversos temas, en una sola calle.
La que mencionáis es muy entrañable, pero la de las motos!...
Me he quedado fascinado con los objetos de escritura, una de mis debilidades...
Os abrazo desde la emoción

Mediterráneo dijo...

Bonito Sara! un lugar lleno de encanto y muchos recuerdos del pasado. Hay cosas que no se deben olvidar y al ver tus fotos me han traído recuerdo de mis abuelos, de mi infancia.
En la Plaza Mayor de Madrid mi padre siempre me compraba un barquillo a ese hombre vestido de castizo, ay! que tiempos, inolvidables recuerdos.

Estáis viajeros! próxima estación: Madrid! jajajajaja


Besazos guapos!

Pd. Dile al poeta si se le seco la tinta de su tintero, yo le puedo mandar uno... ;) que se le echa de menos.

montse dijo...

Ya habíamos estado hace años aquí en Comillas, así és que este año pasamos de largo, aunque si hubiéramos ido, seguro que me hubiera encantado pasearme por esta exposición!!... Como hubiera disfrutado!!
Un abrazo muy fuerte para los tres.

Joan González dijo...

HOLA SARA

TANTO COMILLAS COMO SANTILLANA...BONITOS PARAJES PARA PASEAR

SALUT
JOAN

PD. VEO LAS FOTOS MUY "PIXELADAS", ES A DREDE ????

montse dijo...

Hola Sara, vuelvo a pasar para rectificar mi comentario.En vez de Comillas quería decir Santillana del Mar.
Aprovecho para enviaros otro abrazo para todos vosotros.

verdial dijo...

Felicidades por esta entrada Sara, me ha encantado. En Santillana del Mar he estado varias veces y de cada una de ellas he vuelto maravillada, pero no he visto esta exposición que tú nos traes. Lo que daría por verla...

Entrar en tu blog es viajar por la cornisa Cantábrica sin salir de casa.

Un abrazo

M.TeReSa dijo...

uisssss cuantos recuerdos de la infancia !!!! jejejeje, esas latas y la caja de tintas me ha devuelto al pasado, recuerdo cuando me enseñaron a escribir con plumilla.... vaya manchones llebava yo en la bata, jajajajajaja....aissssssssssss
Un pueblo precioso Santillana, digno de fotografiar.
Buen reportage, besotesdecisivossssssss

Alda dijo...

Olá Sara, que verdadeiras preciosidades... que maravilha!

Estive ausente, mas já estou de volta, e passarei aqui sempre apreciar a tua (nossa) natureza!
Beijinho grande.

Sergio dijo...

Precioso Santillana del Mar, me impactó y aún más cómo una población tan pequeña tiene tal capacidad para absorber una densidad ingente de turistas. El museo me lo perdí, una pena.