26 de enero de 2011

Chtssssssssssssss....¡SILENCIO!




Domingo 23 de enero:
Nos disponemos a realizar la tercera ruta por el municipio de Matallana de Torio, anteriormente ya hemos hecho otras dos, y este domingo como por la lesión de Manuel (de nuevo en el gemelo)... no podemos hacer cima...pues a sendear por esos hermosos caminos de los que estamos rodeados. Cambiamos El Bodón por El Valle del Silencio.Y hay -2ºC , la temperatura máxima que alcanzamos son 4ºC.

Longitud de recorrido: 10,5 km ( nosotros la hicimos más extensa pues llegamos hasta el hayedo en dirección a Orzonaga)andaríamos 15Km aproximadamente.
Dificultad. Media, por contar con varios kilómetros de zona de monte con pendientes.

Tiempo:4 horas aproximadamente

Esta denominación del "Valle del Silencio" no se encuentra ni en el catastro, su reciente nombramiento tendrá que ver con el sentimiento de soledad, paz y sosiego que encuentras en este valle de vaguadas y correntías...caminar por estos senderos sin duda es un momentodecisivo...un momento de mirar a todos los lados... y escuchar al petirrojo cantar, al viento silbar...el impresionante Polvoreda y la hermosa Peña Galicia ( ya coronados por nosotros en otras ocasiones) desde estos valles se ven ¡¡hermosos!!...y se ve también el gran rey "El Espigüete".





Y llegamos al hermoso refugio que allá en lo alto del monte nos invita a descansar de la subida y a comer nuestros bocatas...al solecito, que hace un friooooooooooo.


Y después...continúamos por otro camino a ver que es lo que se veía desde allí....



Otro momentodecisivo en el hermoso hayedo y ese contacto mágico con los árboles...hoy... no sólo les abrazamos para que nos llenen con su energía....hoy....en postura de equilibrio de yoga...nos asemejamos a ellos y crecemos y extendemos nuestros brazos como si de ramas se tratase...¡¡que gozada ser arbolito, aunque sea sólo... por un momento-decisivo jajajaja"












REFLEXIÓN:
"Hace más ruido un sólo hombre gritando, que cien mil que están callados"

23 comentarios:

OZNA-OZNA dijo...

esta asturiana vos da las gracias por concedernos el deleite de estas bellisimas fotos, haceís que virtualmente hagamos la ruta con vosotros, vos quiero un montonazu, un besin muy muy grande.

Julio dijo...

Me gustaría estrenar los comentarios con un regalo, Sara. Es un soneto inédito que quiero dejarte aquí antes de publicarlo en ningún otro sitio. Creo que las fotografías de estos paisajes y el cariño que desprenden, lo justifican. Para estos Momentos Decisivos:


Lejos queda León



Ay, lejos queda de León la suerte
y ausente el alma para sí suspira,
que no basta escribir cuanto te inspira
para acallar la pena de no verte.

Si grande fue la dicha de tenerte
y sueño el aire que tu luz respira,
ya no es menor la pena en que se mira
esta ausencia y el miedo de perderte.

Asentado a la orilla del camino
miro lejos y llega al horizonte
con la mirada un sueño peregrino

que alcanza de tus tierras el destino
hecho valle, genciana, río, monte
y el calor de tus gentes y tu vino.

Cristina y Manolo (Fontún) dijo...

Es un placer pasear por tu blog.
Me han gustado mucho las fotos de la hoja helada,realmente preciosas.
Lo de ser arbolito por un momento,hay que probarlo...Que gozaaaaada...
En mi blog tengo algunas fotos del hayedo de Orzonaga,y algunos datos,a lo mejor te interesan.Saludos.

Luis G. dijo...

Vaya reflexión más majestuosa, querida Sara. Que feliz te veo, os veo, como siempre, disfrutando de esa magna naturaleza, con tus ejercicios, feliz, feliz... Los árboles disfrutan viéndote, recibiendo tus caricias, y te sonríen, como el sol y las brisas.

¡Chist!, silencio, escuchad solo los pasos de Sara...

Besicos,

Luis.

CARLOS dijo...

Siento la lesión de Manuel, que recupere bien, que pena lo del Bodón pero bueno ahí esta para otra vez, buena elección la que habeís escogido, me llama la atención el nombre "Valle del Silencio", aunque bien cierto es que eso dependerá y mucho de quien se aproxime a él, aunque lo cierto es que por tus fotos se ve que invita a meditar, pensar y ir en silencio para poder ver y disfrutar de la fauna que estos días hay en los bosques.. la reflexión muy acorde con el valle. Precioso reportaje y buenisisimas fotos. Saludos.

Estrella Altair dijo...

Hola me ha encantado..

esto de sentir la naturaleza con las posturas adecuadas.. y la concentración adecuada..

se os ve genial.

Un besazo

Sito dijo...

Bonito recorrido Sara , rebosa paz!!.
Espero que se reponga pronto Manuel , que enseguida creceran los dias y se podran hacer buenas excursiones.
Seguir disfrutando de esos bonitos parajes.
Besos.

Carlos dijo...

Sara!! Cuánto tiempo...
Bueno, lo primero de todo, decirle a Manuel que espero que se recupere lo antes posible, que hay mucho monte que patear este año ;-)

Y lo del Valle del Silencio... Pues sí, como dice mi tocayo, dependerá de quien entre allí, aunque esos lugares son para disfrutarlos en silencio, nunca mejor dicho.

Un abrazo.

La Gata Coqueta dijo...

Apoyo sobre tu hombro la cabeza de albahaca y miel, para presenciar el color de tus letras que me permiten adivinar los sentidos de tu alma, bajo la bruma de cada párrafo, que hablan de ilusiones vividas a través de un tiempo.

Que me permiten desearte un fin de semana envuelto por la espuma de rosas blancas cuyo aroma de quimeras sera un presagio de descanso sin retorno.

Un beso cubierto de sueños...

María del Carmen

Miguel Bueno dijo...

Veo las cumbres sin nieve, ya me decían que el frio seco es muy bueno, así me explico poder caminar 15 Km lesionado, Suerte y a curarse.
Expresiones
Piedra

Gizela dijo...

Las primeras fotos una hermosura!!1
Todas las demás una pasada jajaja
Como se ve que no cojeas de falta de diversión jajajaja
Besotesssssss a los dos

Abi E. dijo...

Hola Sara para esa reflexión habrás necesitado ayuda jajajaja.

Bonito lugar este del Valle del Silencio, que no teneia conocimiento de él ya que como Valle del Silencio conozco el que está al sur de Ponferrada y Astorga, por Peñalba de Santiago y demas.
Que no estais poco majos haciendo equilibrios, mas que un árbol pareceis un flamenco escondiendo la patita, jajajaja.

Un beso y un abrazo y a ver si Manuel se recupera pronto de la rodilla.

Javier González dijo...

Qué chulada de sitio; hace mucho tiempo que no paso por este hayedo pero lo recuerdo con mucho cariño. Creo que de este otoño no pasa el volver a este lugar- Gracias por el recordatorio.
Un abrazo

sherpa dijo...

Que bonito nombre: "El valle del silencio", sin duda un sitio precioso que invita a la reflexión y al recogimiento.
Mucho frío, pero nada que os detenga, incluso con una lesión, muy bien pareja!!!
Y ahora, a prepararse para las nieves que ya están aquiiiiiiiiii...
Un abrazo.

Mariluz dijo...

Siempre veo el cartel de la ruta cuando llego a repartir a Robledo. El nombre en sí ya es muy atrayente. Veo que tiene muy buenas vistas, aunque con estas heladas...hay que ser tan valientes como vosotros, jejeje.

Muy buena reflexión, por cierto. A ver si empezamos a hacer ruido de una vez, que ya va tocando.

Besos de fin de semana :)

Héroe de Leyenda dijo...

Sara!!! Qué chulo!! donde queda este valle exactamente, no me ubico!!! jeje.
Un saludo!!

verdial dijo...

Cuanto frío Sara, y que hermoso el Valle del Silencio. Estas excursiones tuyas me enamoran.
Preciosas las fotos, sobre todo las dos primeras.

Un abrazo

La sonrisa de Hiperión dijo...

Que frío me ha dado, solo de ver las fotos... jajaja

Pasé a saludarte y a desearte un buen fin de semana.

Saludos y un abrazo.

Jota Ele dijo...

Pues, gracias a Dios que el gemelo de Manuel está maltrecho, que si llega a estar bien, os zampáis el Everest.

¡Ja, ja, ja, ja!

¡Qué barbaridad! ¡Qué forma de subirse por sitios imposibles!

Preciosas fotos las que obtuvisteis de esa excursión tan "fresquita".

Y, tus árboles, Sara. Siempre tus árboles.

Abrazos.

Fernando Santos (Chana) dijo...

Olá Sara, como sempre belas fotografias...Espectacular....
Cumprimentos

Irma dijo...

Me uno a esa reflexión, besines utópicos.

Irma.-

La Gata Coqueta dijo...

Siento por mis venas el caudal de los sentimientos, que me llevan a reposar en el remanso de hay en tu espacio, atrayéndome como una ventana muda, donde la poesía, relato, comentario o vivencia, tiene el suficiente conocimiento para partir por la inmensidad del universo donde florecen las encinas...

Guiada por la estrella del horizonte, me voy encontrando con la mies cultivada que va surgiendo en cada encuentro.

Gimen los violines y sollozan las sombras al despedir este instante porque no recuerdan que he prometido regresar...

María del Carmen

Duarte dijo...

Con esas temperaturas y el suelo con hielo es un peligro, mismo para vosotros que estáis habituados.
Ma han gustado, y mucho, las vivencias aquí narradas.
Un fuerte abrazo para ambos