22 de mayo de 2020

PEÑA EL ASNO. MONTAÑA DE LEÓN, ALCEDO DE ALBA, LA ROBLA.




Vivimos en un municipio que tiene menos de 5.000 habitantes y por eso desde la fase 0 esto ya es otra cosa, esto ya es tener un poquito de vida, al menos a mi, emocionalmente me ha sanado, otra vez, mi naturaleza amada  me ha sanado...esta vez de tanta tragedia.
Podemos salir sin limite de horario y sin límite de distancia siempre y cuando sea dentro de nuestro municipio y sin coger el coche...pues bien, con estas limitaciones tenemos un montonazo de rutas y una montaña (tenemos más, pero hay que caminar más para llegar a esos pueblos y esas cimas las dejamos para cuando entremos en fase 1) que es una delicia, se sube desde dos pueblos diferentes y por cinco caminos distintos, los hemos hecho todos en estos días..hemos subido y bajado  tres veces desde el día 3 de mayo...

Aquí está el alto de Peña el Asno con unas vistas extraordinarias para ser una cima tan humilde y sencilla, se ve Fontañán , La Muezca, El Cueto San Mateo, El Bustillo y hasta Las Ubiñas...qué pasada de cima...nos encanta...es mágica, se está muy bien aquí.

 Estas imágenes corresponden a la subida del día 3 de mayo, día de la madre y lo celebramos de una forma sensacional,comiendo esta tarta rica  de La Fontona en Ciñera de Gordón, mi pueblo, que me la han traído a casa ...esta cima tiene unas vistas de La Robla, Alcedo, Llanos , y Sorribos sensacionales.
Este día subimos por Alcedo de Alba, un pueblecito precioso del Municipio de La Robla.
 Mirad qué vistas...¡¡son sensacionales!!

 El segundo domingo subimos por Puente de Alba...el bosque por el que pasamos es...de cuento...y qué precioso está todo esta primavera...qué precioso.

Esta collada tiene unas vistas mágicas, son tan boooonitas, me gusta tanto hacer una parada en el camino, aquí, exactamente aquí...y aprovechamos para yoguear en pareja...cómo disfrutamos haciendo fotos diferentes.
También para sentarnos tranquilamente y CON-TEM-PLAR esta grandeza de tierra que tenemos.


Nuestro menú cinco estrellas en la cima de La Peña el Asno, este segundo día de subida bocatas ricos, ricos, 
¡¡cómo saben en la montaña estos bocatas!!.
Este día bajamos por Puente de Alba, nos gustó tanto la subida que decidimos volver a bajar por el mismo lugar...el bosquecito que atravesamos , no ya en Puente de Alba, sino en el desvío a la cima es...muy, muy bonito.
Me costó mucho tiempo poder abandonar este bosque, cantaba el cuco, sonaban los cánticos de todos los pajarillos, olía a gloria bendita...uims benditos bosques.

Detalles, mil detalles en el camino, de todos los días que subimos a Peña el Asno en esta desescalada.

 La naturaleza es así de caprichosa, dicen que esta florecilla parece el Coronavirus...pobre flor preciosa, con lo asqueroso que es el Coronavirus...


Estas imágenes también son del primer día, del día 3 de mayo...disfrutando en la cumbre.

Más detalles que nos hacen disfrutar ¡¡tantoooooooo!!


Y este camino es el que cogimos este último día 17 de mayo por el camino que yo digo que va a Rabanal o por el camino de las ruinas... hace ya tiempo bajamos por aquí y según está el bosque ahora , el domingo pasado decidimos subir por este sendero tan requetebonito.




Magia pura es la que hay también en este camino, magia pura, subimos en todo momento al lado del arroyuelo y parece un vergel mi tierra...¡¡qué bonita eres tierrina amada!!




Creo que es junto con la subida desde Puente de Alba la que más me gusta para alcanzar Peña el Asno... esta subida.
Las espigas están altas, muy altas y nos ofrecen escenas 
¡¡tan bonitas!!




Y arriba, tercer día de menú, esta vez una rica empanada de queso de cabra, cecina de León y mermelada de pimientos...de carnicería Nurse...todo de la tierra.
Enamoradita de Peña el Asno.

Y el Cueto San Mateo que es una cima Gordonesa, como yo... desde la cima de Peña el Asno se ve preciosa , entre margaritas la encontramos engalanada...y al bajar la cascada de Puente de Alba...porque este tercer día bajamos por Puente de Alba.
"En teoría , práctica y teoría son lo mismo, en la práctica no"
Hoy elijo esta reflexión que me sirve igual para Yoga que para la montaña...benditas prácticas las dos.



No hay comentarios: